Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dados de alta 26 de los 34 atendidos por intoxicación de monóxido de carbono en Navarra

Los servicios médicos han dado de alta a 26 de las 34 personas (27 niños y 7 adultos) atendidas en hospitales navarros tras sufrir una intoxicación, entre leve y moderada, por inhalación de monóxido de carbono, causada al parecer por la mala ventilación de una caldera en una guardería de Mutilva Baja.
El suceso se ha producido alrededor de las 12:20 horas en la guardería Kuluxka, cuando una de las cuidadoras que se encontraba en la estancia ha comenzado a sentirse indispuesta y se ha desvanecido, lo que, unido a otros síntomas que han comenzado a evidenciar algunos de los niños, ha llevado a sospechar y a llamar a la Agencia Navarra de Emergencias (ANE), que ha movilizado los recursos para evacuar a las personas afectadas y ventilar el lugar.
En conferencia de prensa, el director del Hospital Virgen del Camino, Fernando Boneta, y el jefe de Pediatría del centro, Enrique Bernaola, han explicado que en total han sido 34 los trasladados a los centros sanitarios, de forma que hasta este hospital se han derivado 26 niños (12 chicas y 14 chicos) y dos mujeres de 33 años.
Hasta la Clínica Universidad de Navarra se ha trasladado a una niña de 24 meses, mientras que el Hospital de Navarra ha tratado a cinco adultos de entre 25 y 45 años, cuatro de ellos mujeres y un varón.
Así, pasadas cinco horas, la mayoría de los pacientes habían sido dados de alta, y a última hora de la tarde tan sólo quedaban ingresados 6 niños y un adulto en el Hospital Virgen del Camino, y otro adulto en el Hospital de Navarra.
Bernaola ha valorado el "esfuerzo importante" de los servicios médicos para ofrecer la logística necesaria para atender a estas personas y para identificar a los niños en un primer momento, al tiempo que ha relatado los nervios vividos por los padres cuando han conocido la noticia y se han acercado a los centros, además del alivio sentido "al verlos en buen estado en general".
En ese sentido, ha señalado que, de no haberse actuado con rapidez al identificar la causa del malestar "podía haber sido una cosa mucho más severa" y "estaríamos ante una tragedia de dimensiones difíciles de calibrar".
Boneta ha señalado como causa probable "la mala ventilación de una caldera" de la calefacción de la escuela infantil Kuluxka, que atiende a niños de 0 a 3 años y es de titularidad municipal, aunque el Gobierno de Navarra, como en todos los centros de este nivel, cofinancia su funcionamiento.
Por su parte, Bernaola ha asegurado que, pasado "el susto", "afortunadamente la situación era en general buena", dado que la inhalación de monóxido de carbono puede originar "desde cuadros gravísimos hasta menos graves, como ha sido el caso, probablemente porque se han dado cuenta pronto" de lo que estaba sucediendo.
La rapidez de actuación ha hecho que todos los afectados hayan presentado una intoxicación "entre leve y levemente moderada de carboxihemoglobina" , cuyo tratamiento consiste en administrar oxígeno.