Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dar el pecho cuida tu línea

"Se vuelve a dar el pecho por salud para la madre más que por salud para el bebé". Con esta afirmación Nuria Pardillo, experta nutricionista, defiende los beneficios para las madres lactantes. Pardillo enumera estas bondades: "Reduce la incidencia de cáncer de mama y ovario y proporciona ventajas estéticas". Aunque, éstas son sólo algunas de las consecuencias derivadas de las hormonas que se liberan durante la lactancia.
Un estudio de la División de Investigación de la institución Kaiser Permanente en Oakland (Estados Unidos) publicado esta semana confirma que la lactancia reduce el riesgo de síndrome metabólico entre un 39 y un 56 % en mujeres que no han padecido diabetes gestacional y entre un 44 y un 86 % en aquellas que sí lo hicieron.
Según explica la investigadora Erica Gunderson, responsable de este estudio, "los descubrimientos indican que dar de mamar podría tener efectos favorables duraderos sobre los factores de riesgo de la mujer en el desarrollo posterior de diabetes o enfermedad cardiaca".
Las mujeres lactantes tienen niveles de glucosa y lípidos en sangre más favorables en las siguientes semanas al parto que aquellas que no dieron de mamar. Además, las participantes en el estudio que no desarrollaron síndrome metabólico tenían menos grasa en el abdomen y mayores niveles de colesterol bueno. Esto concuerda con los beneficios estéticos que promulga la experta en nutrición Nuria Pardillo.
Dar el pecho también tiene ventajas estéticas . "Las mamas se conservan en mejor estado si una mujer da el pecho dos o tres meses como mínimo y la figura se recupera más rápido si se amamanta al recién nacido", explica Pardillo. Además, esta experta asegura que adelgazar después del parto no sólo es una cuestión estética o de reducción del riesgo de cáncer. "La depresión postparto se puede evitar o minimizar si la mujer se ve mejor". Es un efecto que según Pardillo, no repercute sólo en la madre si no en el hijo y el padre.