Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Debajo de la bata…la ropa interior

Los trabajadores de una óptica madrileña se diferenciaban entre hombres y mujeres. Ellos podían ponerse la bata de trabajo por encima de su ropa de calle. Ellas, sin embargo, solo podían llevar la ropa interior debajo de la bata. Una trabajadora, cansada de esta discriminación, pidió un cambio de la norma que afectaba únicamente a las mujeres. La empresa, en lugar de hacerle caso, fue cambiándole de destinos y horarios dentro de la empresa. Ahora un juez le ha dado la razón a la trabajadora y declarada nula la medida de la compañía. Tienen que restituir las condiciones laborales de esta víctima de discriminación laboral.
Según la sentencia, la dirección desoyó esta petición y además le comunicó el 14 de enero de 2009 que debería cambiar de centro de trabajo y horario. La sentencia concluye que la empresa no obró de manera adecuada en el procedimiento para "modificar las condiciones de la jornada y horario de la actora", por lo que la medida queda anulada.
Castigo por su queja