Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defensa estudiará si expulsa del Ejército a los militares que falsearon las identificaciones

El general de Sanidad Vicente Navarro. EFE/Archivotelecinco.es
El Ministerio de Defensa ha abierto un expediente para decidir sobre la expulsión de las Fuerzas Armadas del comandante José Ramírez y del capitán Miguel Sáez, tras la sentencia del Tribunal Supremo que confirma las condenas de la Audiencia Nacional por falsear las identificaciones del Yak-42.
Sin embargo, Defensa no actuará contra el general de Sanidad Vicente Navarro, condenado a tres años de prisión, porque se encuentra en situación de retirado.
Navarro, que pasó a la situación de reserva en 2004 -un año después de la catástrofe del Yak- y ahora está retirado, no tiene vinculación con los ejércitos, según fuentes de Defensa, que han agregado que la sentencia le condena, además de prisión, con una pena de inhabilitación.
Según han explicado a Efe fuentes de la defensa de Navarro, la sentencia del Supremo aún no ha sido notificada al condenado por lo que no han decidido si recurrirán el fallo hecho público hoy ante el Tribunal Constitucional.
En cualquier caso y si Navarro pidiera amparo al TC, al haber sido condenado a tres años de cárcel, una pena inferior a cinco, el alto tribunal previsiblemente suspendería de forma cautelar su ingreso en prisión mientras tramita el recurso.
Por ello, según las mismas fuentes de Defensa, a falta de nuevas acciones jurídicas por parte del general, en caso de ingresar en prisión lo haría en un centro de carácter civil.
Sin embargo, el comandante Ramírez y el capitán Sáez, condenados a dieciocho meses de cárcel, por complicidad con Navarro en el delito de falsedad documental, se encuentran en situación de reserva.
Ante la sentencia del Supremo, Defensa ha decidido abrir un expediente administrativo para determinar si procede su expulsión de las Fuerzas Armadas.