Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Delegada de Gobierno en Andalucía lamenta el caso de violencia en Pozoblanco y anima a denunciar

Se está a la espera de confirmar el caso de la mujer presuntamente asesinada por su expareja en Níjar, que contabilizaría en 2013
La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha manifestado este miércoles su "condena" ante el caso de violencia de género registrado este martes en la localidad de Pozoblanco (Córdoba), donde un hombre ha causado presuntamente la muerte de su compañera sentimental y después se ha autolesionado con arma blanca, con resultado de muerte, tras confesar los hechos a una hermana de la víctima.
La mujer, de 46 años de edad, resultó apuñalada por el agresor, un hombre de 37 años con el que convivía desde hacía ocho, tras separarse de una relación anterior. La agresión se produjo en el domicilio que compartían. No constan denuncias previas por parte de la víctima respecto al agresor, que tenía antecedentes penales, y por tanto no contaba con medidas de protección.
A través de un comunicado, la delegada ha recordado que necesidad de denunciar, tanto por parte de las víctimas como de su entorno, un "primer paso fundamental para activar los mecanismos de prevención y protección a las víctimas". Crespo ha pedido a los familiares y amigos de las víctimas que se impliquen en la detección precoz de la violencia, pues el esfuerzo conjunto puede incidir en al reducción de casos. Por este motivo, la delegada ha insistido en la necesidad de seguir el camino del "esfuerzo común" para "visibilizar la violencia de género" y ofrecer a las víctimas "recursos específicos", como dispositivos de seguridad personal, las pulseras telemáticas y distintas prestaciones económicas.
Además, Crespo ha destacado el esfuerzo que están realizando las unidades contra la violencia sobre la mujer de las ocho provincias andaluzas, en estrecha coordinación con la Policía Nacional, Guardia Civil y Policías Locales de los municipios, para la sensibilización de la población más joven a través del Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad Escolar pues "educar en igualdad constituye la base para la erradicación de la violencia".
EL PRIMER CASO DE 2014
Este último caso es el primero que en 2014 la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género confirma como caso de malos tratos en Andalucía. Además, la Delegación tiene otro caso reciente en estudio, la muerte de una mujer en Níjar (Almería), de 37 años y nacionalidad marroquí, hechos por los que ha sido detenida su expareja sentimental. Una vez confirmado, y a la espera de que la autopsia determine la fecha y circunstancias de fallecimiento, este caso se contabilizaría entre las víctimas mortales de 2013, pues los indicios remontan la defunción al último día de septiembre.
El caso de Pozoblanco sería, además, el tercero en lo que va de año en España, tras los casos de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y Cervo (Lugo).
En lo que va de año en Andalucía también se ha registrado un caso de herida grave por violencia de género, después de que una mujer de 88 años fuera agredida por su pareja en Granada con un abridor de botellas, hechos por los que necesitó ingreso hospitalario.
LAS CIFRAS DE 2013
Por su parte, el pasado año 2013 cerró con un total de diez mujeres muertas y dos menores víctimas de la violencia de género en la comunidad autónoma andaluza, y tan sólo existió denuncia previa en uno de los casos.
Por otro lado, el Gobierno, consciente de la necesidad de visualizar el fenómeno de la violencia de género, también contabiliza a las víctimas que, como consecuencia de agresiones por violencia de género, necesitaron un ingreso hospitalario durante un mínimo de 24 horas, indicativo de la gravedad de las lesiones. En función de estos nuevos parámetros e indicadores en los registros, el pasado año diez mujeres precisaron en Andalucía hospitalización por la gravedad de las lesiones sufridas tras una agresión.