Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarrollan una vacuna contra la cocaína que podría reducir su consumo

El resultado de la prueba, aunque alentador, apunta no obstante un dato no tan favorable, dado que solamente el 38% de los vacunados produjeron los niveles adecuados de anticuerpos y aquellos que sí los generaron únicamente los retuvieron durante dos meses,
Bridget Martell, científica del Departamento de Medicina de la Universidad de Yale y otros investigadores probaron durante 24 semanas una vacuna creada para incrementar los niveles de anticuerpos contra la cocaína en la sangre.
Un total de 115 adictos a la cocaína participaron en el programa. Los científicos inyectaron cinco vacunas a 58 personas, en tanto que a otros 57 les suministraron inyecciones de placebo a lo largo de doce semanas.
En conjunto, 94 personas (el 82%) efectuaron el programa completo. Tres veces a la semana, durante las 24 semanas que duró el test, tuvieron que someterse a un análisis de orina.
De los 55 pacientes que obtuvieron todas las inyecciones de la vacuna, 21 (el 38%) generaron niveles de anticuerpos de 43 microgramos o más por mililitro.
Estas personas tenían rastros de cocaína significativamente menores en las pruebas de orina entre la novena y la décima sexta semana que aquellas que no lograron esos niveles de anticuerpos o recibieron las inyecciones de placebo.
En EEUU unos 2,5 millones de ciudadanos son adictos a la cocaína, pero solamente 809.000 reciben tratamiento.
La Administración federal de Fármacos y Alimentos (FDA) de EEUU no ha autorizado ninguna terapia farmacológica contra el abuso de la cocaína, pero estudios científicos han sugerido que niveles altos de anticuerpos contra la cocaína en la sangre pueden aislar e inactivar la droga antes de que entre al cerebro y reducir así el sentimiento de euforia de la sustancia.