Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una organización de presos que introducía droga en la cárcel de El Dueso (Cantabria)

En la operación se han intervenido casi 300 kilos de hachís y 4.000 comprimidos de clonazepam
La Guardia Civil ha desarticulado una organización compuesta por presos del centro penitenciario El Dueso de la localidad de Santoña (Cantabria), dedicada a la introducción y distribución de droga en el citado centro. En la operación también se han desarticulado otras cuatro organizaciones dedicadas al tráfico de hachís y otras sustancias, de las cuales se suministraban la red de internos.
La operación, denominada 'Overbooking', se ha desarrollado en Cantabria, Vizcaya y Guipúzcoa, y se ha saldado con la detención de 32 personas (17 españoles, 14 marroquíes y 1 argentino). De los detenidos, 5 de ellos son presos de El Dueso.
Asimismo, se han practicado 28 registros en domicilios, garajes, trasteros y un local de hostelería, donde se ha intervenido cerca de 300 kilos de hachís, más de 4.000 pastillas de clonazepam, casi 2.500 gramos de cogollos de marihuana, plantaciones indoor de marihuana, más de 700 gramos de speed, 100 gramos de cocaína, sustancia de corte, pequeñas cantidades de otras sustancias estupefacientes, más de 47.000 euros en metálico, 7 vehículos, 61 teléfonos móviles, tarjetas de telefonía, balanzas, ordenadores y cuatro placas de matrícula extranjeras.
También se ha intervenido una pistola y 2 revólveres, un rifle con silenciador, así como 287 cartuchos de diferentes calibres.
La operación, de la que han informado este viernes en rueda de prensa el delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz, y mandos de la Guardia Civil, se inició a finales del 2014 cuando la dirección del centro penitenciario informó de que un recluso al regreso de un permiso tuvo que ser evacuado al hospital por tener dentro de su organismo 80 bolas de hachís y haberse roto uno de los envoltorios.
A raíz de este incidente, los agentes pudieron constatar que detrás de estos hechos estaba un interno que lideraba la red, el cual aprovechaba los permisos penitenciarios de otros internos para introducir la droga oculta en el interior del organismo y así evadir los controles de los funcionarios de prisiones.
Asimismo, el cabecilla impartía instrucciones a su compañera sentimental para comprar la droga y facilitársela a los internos que se encontraban de permiso. Posteriormente distribuía la droga y si llegaba el caso, extorsionaba a otros reclusos para que realizaran pagos o para que se comprometieran a introducir más droga a la vuelta de sus futuros permisos
Fruto de esta investigación, la Guardia Civil pudo constatar diferentes puntos venta de droga en Cantabria y Vizcaya. Igualmente, los agentes detectaron que para blanquear el dinero procedente de la venta de la droga la destinataria era la compañera sentimental del cabecilla la cual recibía ingresos de presos o familiares, siempre como pago de las deudas contraídas en el interior de la cárcel o por la compra de la droga.
Por tal motivo, se procedió al bloqueo de 6 cuentas bancarias, así como a la intervención de 22 vacas de raza pirenaica y un toro limousin en una explotación ganadera de la que es titular la citada mujer, al haberse averiguado que estos animales fueron comprados con dinero procedente de pagos de droga de la citada prisión.
((Habrá ampliación))