Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una organización que trasladaba droga oculta en sillas portabebés

La Guardia Civil en la denominada operación 'Verdejo', desarrollada en Málaga, Melilla y Campo de Gibraltar, ha desarticulado una organización supuestamente dedicada al tráfico de drogas que utilizaban sillas portabebés y vehículos con dobles fondos para trasladar hachís desde Marruecos a Francia, atravesando nuestro país.
Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, en la operación han sido detenidas 17 personas de nacionalidades española, marroquí y francesa, resultando igualmente imputadas cuatro personas, además se han intervenido 410 kilogramos de hachís y bienes valorados en más de 2.300.000 euros.
Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de abril, cuando la Guardia Civil recibió información sobre la actividad de un grupo organizado presuntamente dedicado al tráfico de hachís entre Marruecos y Lyon (Francia). Durante la investigación los agentes comprobaron que la red se estructuraba en varios grupos, desarrollando cada uno de ellos labores distintas (almacenaje, traslado y ocultación) con el propósito de continuar sus actividades en el caso de que alguno de los grupos fuera descubierto.
También se hacían cargo de la protección económica de los familiares de los detenidos, en el caso de que alguna estructura de la red fueran detenidos.
La organización disponía de sus propios campos de cultivo para las plantaciones de cannabis en Marruecos, donde se realizaba todo el proceso de elaboración necesario para obtención del hachís y su posterior envasado y empaquetado, siendo posteriormente introducidas en territorio español bien mediante vehículos dotados con dobles fondos o mediante alijos en las costas.
Una vez que la droga llegaba a España era escondida en lugares seguros denominados "guarderías", donde era custodiada por otro grupo hasta su traslado a Lyon (Francia) para su comercialización.
Durante la explotación de la operación, se ha procedido a la completa desarticulación de la organización criminal (elaboración en origen, custodia y traslado y distribución en Francia).
Para el traslado de la droga desde España a Francia, la red utilizaba rutas preestablecidas y vehículos de alta gama previamente sustraídos y acondicionados con dobles fondos.
La organización utilizaba sillas porta-bebés para ocultar la droga, ya que pensaban que al tratarse de un habitáculo destinado al uso de menores no sería reconocido ni por los agentes ni por los perros adiestrados en la detección de sustancias estupefacientes.
Con esta operación se da por desmantelado uno de los más activos grupos asentados en la zona de la Costa del Sol y Campo de Gibraltar.
MATERIAL INTERVENIDO
En los cuatro registros domiciliarios efectuados en la provincia de Málaga (dos en Benalmádena y dos en Fuengirola), los investigadores han intervenido 410 kilos de hachís, 80.000 euros en moneda de curso legal, una pistola con silenciador y su munición, una escopeta con su munición, tres máquinas profesionales de envasado al vacío, dos juegos de grilletes, once vehículos, teléfonos móviles, sistemas informáticos y objetos electrónicos. Se calcula que la valoración total de los efectos aprehendidos ascienden a 2.300.000 euros.
Las investigaciones han sido llevadas a cabo por el Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil con sede en Málaga, en colaboración con Unidades de la Guardia Civil de las zonas de actuación, Policía Judicial francesa y la Gendarmería Real de Marruecos.