Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una peligrosa organización especializada en robos con violencia por toda España

El grupo logró cerca de 200.000 euros en metálico en un robo a empresarios en la localidad malagueña de Pizarra
La Guardia Civil ha detenido a los cuatro integrantes, de nacionalidad española y de países del Este, de un "peligroso y activo" grupo delictivo que actuaba en todo el territorio nacional para realizar robos con gran violencia tras engañar a sus víctimas. Las detenciones se produjeron a raíz de una actuación de esta organización en la localidad malagueña de Pizarra que les permitió lograr un botín de cerca de 200.000 euros.
Según informa el Instituto Armado en un comunicado, la denominada operación 'Board' ha permitido efectuar la detención de cuatro individuos de nacionalidad española y de países del Este en Pizarra, Puente Genil (Córdoba) y Villarobledo (Albacete) y localizar en registros armas de fuego, un chaleco antibalas, pasamontañas, bridas, más de 100.000 euros falsificados, 5.000 euros en billetes de curso legal y varios teléfonos móviles, entre otros efectos.
La operación se inició a mediados de 2015 cuando se perpetró una de las actuaciones más violentas de esta banda. Un miembro de este grupo delictivo, haciéndose pasar por empresario de la construcción, contactó con otros empresarios de la provincia de Sevilla con la intención, supuestamente, de vender unos inmuebles de un grupo empresarial de Córdoba a un precio muy atractivo. Para ello, exigieron hacer la transacción en metálico para evitar llamar la atención de las autoridades tributarias.
Una vez urdido el engaño, concertaron una reunión para realizar la compraventa de los inmuebles en un local situado en la localidad de Pizarra, que previamente el grupo criminal había alquilado para dar mayor credibilidad al hecho delictivo y donde finalmente harían la transacción.
Las víctimas, al entrar en la oficina, fueron sorprendidas por dos miembros del grupo que se encontraban encapuchados y armados con pistolas. Tras golpearlas repetidamente, las maniataron, amordazaron y las encerraron en el interior de la oficina, sustrayéndoles un maletín que contenía alrededor de 200.000 euros en efectivo y otros efectos personales.
Después de librarse de las ataduras por sus propios medios, denunciaron los hechos a la Guardia Civil, que inició una investigación que ha culminado varios meses después con la detención de los cuatro integrantes de la organización.
PREPARADOS PARA VOLVER A ACTUAR
Los registros domiciliarios realizados por los agentes han permitido determinar que el grupo estaba preparando un nuevo golpe relacionado con una transacción de dinero, ya que se localizó un maletín "perfectamente preparado" con numerosos fajos precintados de billetes de 500 euros falsificados, junto con otros de curso legal.
Según la Benemérita, el grueso de estos fajos era papel moneda sin imprimir y, por lo tanto, sin ningún valor, lo que hacía "muy difícil" la identificación de los billetes falsos.
La Guardia Civil considera "completamente desarticulado" el grupo criminal con estas cuatro detenciones. La operación ha sido llevada a cabo por agentes del Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga.