Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descartan un ataque con arma de fuego al vehículo del presidente de Honduras

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya (d), y su ministro de Seguridad, Jorge Rodas (i), observan el auto en el que se transportaba el mandatario y que en un confuso incidente sufrió "dos impactos" de objetos desconocidos. EFEtelecinco.es
Las autoridades de Honduras descartaron hoy que los "dos impactos" que recibió el viernes el vehículo del presidente Manuel Zelaya hayan sido disparos de arma de fuego, aunque anunciaron que reforzarán la seguridad del gobernante.
Las investigaciones de los cuerpos de seguridad del Estado han determinado que la procedencia de los impactos "no fue ninguna arma de fuego", informó hoy a la prensa el portavoz de la Policía Nacional, Héctor Mejía.
La Presidencia, en un comunicado, anunció que la Guardia de Honor Presidencial reforzará las medidas de seguridad de Zelaya y ratificó que se desconocen la naturaleza y procedencia de los objetos que dañaron, sin romperlo, el vidrio delantero del automóvil del mandatario.
Mejía agregó que las investigaciones indican que la trayectoria de los objetos fue "de abajo hacia arriba" y que posiblemente hayan sido "piedras u otro objeto" arrojados por alguien o levantados de la vía por el paso de otro vehículo, entre otras hipótesis.
Ni en el lugar del incidente, en el anillo periférico de Tegucigalpa, ni dentro del automóvil de Zelaya se encontraron indicios de bala.
De haber sido balazos, el vidrio hubiera quedado destruido, pues, confirmó el portavoz, "no es blindado, es normal", aparte de que hubieran incidido la velocidad del automóvil y de los proyectiles.
Mejía adelantó que se espera presentar en un corto plazo el informe oficial de las investigaciones.
El incidente ocurrió poco después de las 18.00 hora local (00.00 GMT), luego de que la caravana de Zelaya saliera de la base Hernán Acosta Mejía, de la Fuerza Aérea Hondureña, a su regreso de un viaje por el interior del país.
La caravana, compuesta por otros dos automóviles y tres motocicletas, se detuvo decenas de metros más adelante, donde Zelaya y sus acompañantes salieron de sus vehículos para ver los daños.
El gobernante se quedó en el lugar, en espera de los periodistas, a quienes contó con tranquilidad lo sucedido, señalando que descartaba un atentado y que el vidrio "quedó semidestrozado".
Luego llegaron el ministro de Seguridad, Jorge Rodas, y otras autoridades, además de los equipos de investigación.
A las 22.30 hora local (4.30 GMT de hoy), Rodas leyó en cadena nacional de radio y televisión el comunicado de la Presidencia que reafirmó que se desconocía qué objetos impactaron el automóvil de Zelaya.
Los periódicos locales dedicaron hoy pequeños espacios al incidente, en portada e interiores.
Zelaya mantiene un pulso con sectores políticos, sociales y empresariales por su pretensión de convocar a una Asamblea Constituyente, para lo que promueve una consulta popular el próximo día 28, declarada ilegal por el Poder Judicial, el Tribunal Supremo Electoral y el Parlamento, entre otros organismos del Estado.
Caracterizado por su afición a viajar, Zelaya canceló su participación en la VI Cumbre de Petrocaribe celebrada el viernes, día del incidente, en San Cristóbal y las Nieves (Caribe).