Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubren un 'planeta de diamantes'

El planeta podría estar cuemposto por diamantes. Foto: The Telegraphtelecinco.es
Los cientificos de la Universidad de Manchester creen que han descubierto una estrella masiva, que una vez entrada en la Vía Láctea, se ha transformado en este pequeño planeta hecho de ésta piedra preciosa. La composición de este planeta es cristalina y se cree que "gran parte" de este cuerpo "puede ser similar a un diamante".
Un equipo internacional de investigadores detectó una inusual estrella llamada "Púlsar", de la que siguieron atentamente el descubrimiento usando un telescopio con base en un observatorio de Cheshire, según informa el Daily Mail.
Estos hallazgos, llevaron a los científicos a descubrir la fuerza gravitacional de un pequeño planeta orbitando el púlsar.
Los púlsares son estrellas pequeñas girando más de diez kilómetros de diámetro - con el tamaño de una pequeña ciudad - que emiten un haz de ondas de radio.
El equipo, integrado también por científicos de Australia, Alemania, Italia y los Estados Unidos, cree que el "planeta del diamante 'es todo lo que queda de la estrella original, la mayor parte de ella se fue desviando hacia el púlsar.
El planeta de compañía es pequeño, de menos de 40.000 kilómetros de ancho - unas cinco veces el diámetro de la Tierra -. Si se tratase de algo más grande, sería destrozado por la fuerza gravitacional de la estrella, que gira a más de 10.000 veces por minuto y tiene una masa de aproximadamente 1,4 veces la del sol.
Uno de los miembros del equipo, el Dr. Michael Keith dijo: "Este remanente es probable que sea principalmente de carbono y el oxígeno, ya que una estrella hecha de elementos más ligeros como el hidrógeno o el helio sería demasiado grande para adaptarse a los tiempos medidos en órbita.
La densidad significa que el material es cristalino, es decir, una gran parte de la estrella puede ser similar a un diamante.
El púlsar, llamado PSR J1719-1438, y su planeta son parte del plano de la Vía Láctea y se encuentran 4.000 años luz de distancia en la constelación de la Serpiente.
Las modulaciones en los pulsos de radio, advirtieron a los astrónomos una serie de cosas sobre el planeta, que pudieron descubrir gracias a ellas. Su órbita alrededor del pulsar en tan sólo un recorrido de dos horas y diez minutos, y la distancia entre los dos objetos es de 373.000 millas - un poco menor que el radio de nuestro sol -.
A pesar de ser un planeta pequeño, tiene una masa algo mayor a la de Júpiter.
Aproximadamente el 70% de los púlsares de milisegundos suelen tener acompañantes de algún tipo. Los astrónomos piensan que es el compañero que, en su forma de estrella, transforma un viejo y muerto púlsar en un púlsar de milisegundos mediante la transferencia de materia y lo hace girar a una velocidad muy alta.
El resultado es un giro rápido de un púlsar de milisegundos con un compañero encogido, más popularmente llamado "enana blanca".