Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubren dos vidrieras inéditas de Gaudí en una capilla particular de Barcelona

La Conselleria de Cultura de la Generalitat y el Institut d'Estudis Catalans (IEC) han presentado este lunes el descubrimiento de dos vidrieras inéditas del arquitecto modernista Antoni Gaudí --un rosetón y una vidriera del arcángel Miquel-- en una capilla particular en la provincia de Barcelona cuyas señas no se pueden desvelar, dentro del proyecto de investigación 'Registre i inventari dels vitralls de Catalunya'.
Según ha explicado en rueda de prensa el director de la investigación Corpus Vitrearum de Catalunya, Antoni Vila, ambas están incluidas en una capilla particular fuera de la ciudad condal pero en la provincia de Barcelona, encargadas por un rector a Gaudí, y cuyo testigo ha sido transmitido con documentación oral.
Esta documentación ha podido ser constatada por los investigadores y datada en 1894: "El propietario no sabía que era de Gaudí", ha explicado Vila, que ha confiado que tarde o temprano podrá darse más información.
La primera de estas piezas inéditas es un rosetón de vidriera emplomado de unos 90 centímetros de diámetro de propiedad particular, datado entre 1886 y 1902 y de estilo modernista, elaborado por el Taller d'Amigó.
En el centro de esta vidriera está representado el ojo bíblico --"el Dios que todo lo ve"-- como motivo principal dibujado en la palma de una mano, y con un anagrama de Jesús dibujado en una ciba en la parte superior del rosetón, así como los anagramas de María y de José.
La segunda vidriera descubierta es la del Arcàngel Miquel, emplomada, de estilo modernista y también atribuida a Antoni Gaudí y realizada en el Taller Amigó, que representa el arcángel Miquel de pie aguantando una larga espada y dividida en tres partes: las piernas, las cintura y el torso y la cabeza.
BARROCO, CON POCA PRESENCIA
La investigación también ha significado el descubrimiento de unas vidrieras barrocas en Santa Maria de Palautordera --Santa Rosa y Sant Pere--, de las que en Catalunya se registra "poca presencia", y que Vila ha apuntado que requieren una restauración.
La investigación ha permitido también esclarecer la autoría del conjunto de vidrieras del ábside de la iglesia de la Santísima Trinidad de Vilafranca del Penedès, de los que sí se conocía la realización: "Se trata de uno de los conjuntos de vidrieras 'vuitcentistes' más importantes de Catalunya".
Esta investigación también ha permitido ahondar en otras piezas identificadas, como la historia de la vidriera de la Virgen y el Niño en el Palau de la Generalitat, sobre la que había muchos interrogantes.
"El inventario ha servido para que se valore como pieza de arte importante", ha destacado el investigador, que ha apuntado que todo este conocimiento se ha volcado en la web Corpus Vitrearum Catalunya -'cvc.iec.cat'--, que permite el acceso a los profesionales.
En los antecedentes de este trabajo se sitúa el 'Registre i inventari dels vitralls catalans', de Jose Maria Ainaud de Lasarte, y que retoma y continúa la tarea realizada por el IEC con la constitución del grupo Corpus Vitrearum Medii Aevii en el estudio de vidrieras góticas y renacentistas catalanas, que dio lugar a la publicación de cuatro volúmenes de vidrieras góticas catalanas.
Este registro tiene como objetivo estudiar la vidriera catalana civil y eclesiástica del barroco al modernismo en la demarcación de Barcelona, y establecer un orden de conservación del valor histórico.
El resultado de este estudio ha sido poder inventariar más de 2.000 vidrieras de la provincia de Barcelona en 1.600 localizaciones y 200 edificios de Barcelona, con lo que se elaborará un mapa de las vidrieras muy concreto y completo, y se seguirá inventariando durante los próximos tres años.
Para confeccionar el inventario, se ha accedido al interior de viviendas particulares, iglesias, basílicas, catedrales, santuarios, edificios, donde se ha fotografiado, medido y estudiado las vidrieras y contar con la colaboración de los propietarios del patrimonio.
El conseller de Cultura, Ferran Mascarell, cuyo departamento ha aportado 288.000 euros, ha asegurado que esta era una "asignatura pendiente", y que está prácticamente resuelta, y que el conjunto patrimonial está prácticamente protegido porque antes de proteger es preciso documentar: "A la Generalitat le corresponde un trabajo de protección ahora", ha resumido.