Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desmantelan un grupo acusado de explotar sexualmente a mujeres en Alicante

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil han desmantelado en Alicante un grupo presuntamente dedicado a la explotación sexual de personas. Los tres detenidos --dos búlgaros y un noruego de entre 32 y 48 años--, operaban en Elche, La Marina y Crevillent y se les imputan los delitos de trata de seres humanos, prostitución y pertenencia a grupo criminal. El operativo desarrollado por los dos cuerpos policiales se enmarca en el Plan Policial contra la Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual.
La investigación se inició, según un comunicado conjunto, a raíz de una denuncia formulada por una mujer rumana, que ejercía la prostitución en la carretera de la pedanía de La Marina de Elche, y que, según dijo, fue amenazada por miembros de esta organización que pretendían cobrar un dinero en concepto de "comisión" a cambio de que ésta pudiese ejercer la prostitución en lo que ellos denominaban como "su territorio" y a efectos de recibir protección por parte de estos hombres.
Además, supuestamente la amenazaron con matarla si no cumplía con sus exigencias. Con el inicio de las investigaciones, los agentes lograron establecer el domicilio y liberar a cuatro mujeres de nacionalidad búlgara, que residían junto a los detenidos y que eran obligadas a ejercer la prostitución. Los detenidos las habían traído desde su país de origen y se aprovechaban económicamente de su prostitución.
Según los agentes, era "manifiesta la falta de condiciones de higiene" en las que trabajaban "casi inhumanas, junto a la carretera durante todo el día, bajo el sol o lluvia, realizando todo tipo de servicios sexuales a cambio de bajo precio".
Los detenidos presuntamente controlaban a las cuatro mujeres en las inmediaciones de la carretera y se encargaban de trasladarlas hasta los lugares donde ejercían la prostitución, así como realizaban cobros a otras mujeres, que sin pertenecer de forma directa a la organización, pagaban una "comisión" a cambio de poder ejercer.
REGISTRO DOMICILIARIO
En el registro practicado, los agentes se incautaron de 900 euros en billetes, 10 teléfonos móviles, una navaja de grandes dimensiones, varias tarjetas SIM, varios recibos de transferencias bancarias, gran cantidad de preservativos, así como diversos útiles para ejercer la prostitución y dos vehículos de alta gama.
La investigación ha sido realizada por la Brigada Local de Extranjería y Fronteras de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Elche, en colaboración con el Grupo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Crevillent. Los detenidos, una vez oídos en declaración en dependencias policiales, han sido puestos a disposición de la justicia.