Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desnudos por solidaridad y calendarios con dos rombos

Los calendarios, una moda, una tendencia, una solución. Puede ser una o todas a la vez, porque el filón de hacerse uno para mostrarse en las poses más atractivas y sexys llega al paroxismo en diciembre. Los motivos para protagonizar un calendario pueden ser muchos, pero se concentran en uno: ganar dinero, aunque la mayoría asegura que lo dedican a buenos propósitos.
Quizá todo empezó con 'Las chicas del calendario', aquella película en que unas cincuentonas británicas que deciden posar desnudas, a pesar de su edad, para un almanaque y lo recaudado destinarlo a un hospital del pueblo.
El estreno en 2003 y el éxito en las salas de todo el mundo provocó una réplica global y desde entonces, cada año se repite en muchos rincones del planeta la idea del calendario.
Así llegamos a diciembre pregúntandonos a quién tocará protagonizar el del próximo año y siempre hay sorpresas.
Bomberos, policías, deportistas, maestras, amas de casas, estudiantes, personas de toda clase y condición ponen todo su empeño en hacerse uno. En los clubes deportivos, aficionados y profesionales la moda se afianza.
 Unos buscan mejorar su situación financiera, como los jugadores de fútbol de La Unión deportiva Los Barrios, que después de varios meses sin cobrar sus nóminas han aceptado aparecer en un calendario que les de un poco de oxígeno a su asfixia económica.
Otras, combinan interés económico y "un trasfondo social" para trasnmitir que la fuerza del fútbol y la feminidad pueden ir de la mano". Es lo que aseguran desde el Fútbol club femenino de Bigastro, que proponen una mirada sexy, pero sin enseñar nada que "nos puedan reprochar".

Para 2010 las azafatas de una compañía aérea se han desvestido para el calendario de la caridad del que se beneficiarán los niños británicos discapacitados. 
Desnudas y sonrientes han posado para el suyo un grupo de profesoras cántabras para que los adolescentes de una localidad pobre en Perú puedan seguir sus estudios universitarios.
En fin, nadie duda, de que la moda tiene tirón y ya apenas se habla de discriminación o de explotación de la imagen femenina, porque los chicos se han sumado sin inhibiciones y también se lucen. 
Los bomberos de Nueva York,  los de Zaragoza y los de Palma, los balonmanistas del club Torrent , todos tienen músculos fotogénicos y buenas razones para que nos compremos su calendario.
Calendarios históricos como el Pirelli y sus modelos deslumbrantes, pero también contracalendarios, como el de los trabajadores de la fábrica italiana que hicieron su particular protesta en el mismo formato. 

Los talleres de coches, las oficinas de las fábricas, las cocinas de nuestras casas, típicos escenarios de los almanaques, cada vez tienen más opciones para colgar en sus paredes.  Sobra donde escoger, aprovechad que estamos en el mes de comprar calendario.