Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desvela cómo fue su violación 35 años después en un intento desesperado de encontrar al culpable

violacionPolicía de Dorset

Una mujer que fue violada a punta de navaja cuando era sólo una niña ha hablado de su terrible experiencia para que se atrape a su agresor. El atacante le preguntó a Dawn Clark después de violarla: "He arruinado tu vida ahora, ¿no?". Desde entonces ha sido diagnosticada con trastorno de estrés postraumático (TEPT) y ha tratado de recordar con valentía todos los detalles sobre su violador.

La mujer de ahora 51 años creyó que su violador iba a "cortarla y meterla en bolsas de la compra", y su rostro le ha perseguido todos los días desde que fue atacada mientras iba a su casa en Poole, Dorset, en 1982.
La señora Clark, que renunció a su derecho al anonimato, dijo: "Seguí caminando y de repente él estaba detrás de mí. Me puso el brazo alrededor de mi cuello y tenía un cuchillo en su mano contra mi garganta", recoge Daily Mail.
"Me las arreglé para empujarle lejos y correr, pero él me atrapó de nuevo y me puso el cuchillo alrededor de mi cuello y me dijo que si no quería que me hiriese tenía que estar callada. Me llevó a una zona boscosa y, en el camino, recogió un par de bolsas y me dijo que si quería vivir tenía que estar callada y hacer lo que me estaba diciendo que hiciera".
Ella siguió caminando hasta el área donde abusó de ella. Ahora, tras 35 años, sabe que el ataque ha tenido un profundo impacto en su vida, lo que ha afectado a sus relaciones e incluso a sus propios hijos.
Clark dijo que no dejó que sus dos hijas llevasen una vida normal, y las hizo llevar spray de pimienta y walkie-talkies antes de que los teléfonos móviles estuvieran disponibles. Además, contaba que "tenía 15 años en ese momento [de la violación] y desde ese día las cosas se paralizaron. Realmente cambió mi actitud hacia los hombres".
"Necesito justicia. Necesito que se entregue o sea capturado. Alguien debe conocerlo. Después de todos estos años tenemos el ADN del hombre que me hizo esto".
En un intento desesperado por ayudar a la policía, Clark, que desde entonces ha sido diagnosticada con trastorno de estrés postraumático (TEPT), trató de recordar con valentía tantos detalles sobre su violador como fuera posible.
El hombre se describe como blanco, con edades entre 25 y 30 y de construcción mediana, con una tez pálida. El hombre tendría ahora alrededor de 65 a 70 años. Tenía el cabello liso y de color arena y una barba blanquísima y rizada con un pequeño bigote apenas perceptible.
Llevaba gafas cuadradas de oro, pantalones negros de un material pesado y zapatos negros de encaje. El atacante también tenía una chaqueta de color marrón oscuro o negro que era de cintura larga, relleno con un material liso, mangas con puños elásticos con nervaduras y un cierre frontal y un pequeño collar.
Clark añadió: "Si tiene alguna duda o alguna pista sobre esto o lo ha ocultado porque tiene lealtad a alguien, simplemente llame a la policía y haga lo correcto". He hablado de esto todos los días de mi vida. No puedo seguir adelante y vivir una vida normal hasta que lo hayan capturado.
La policía de Dorset inició una investigación poco después del ataque en 1982 y se publicó un retrato en blanco y negro del sospechoso. El inspector Neil Phillips, que dirige la investigación, dijo: "Aunque hayan transcurrido unos 35 años, nunca hemos perdido la esperanza de encontrar al hombre responsable de este horrible crimen".
"Quisiera rendir homenaje a Dawn por su valentía al hablar, ella ha vivido con este crimen durante 35 años y está decidida a ver a su agresor ante la justicia".