Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas dos mujeres en Vitoria por robar en sendos supermercados, una de las cuales agredió a los ertzainas

Una de ellas arrojó un saco de patatas a una de las cajeras para huir del comercio
Dos mujeres de 30 años de edad han sido detenidas en Vitoria por sendos delitos de robo con violencia cometidos en dos establecimientos comerciales. A una de ellas también se le imputa un delito de atentado a agente de la autoridad, tras agredir y amenazar a los ertzainas.
Según ha informado el Departamento vasco de Interior, sobre las seis y veinte de la tarde de este pasado martes, la Policía vasca fue alertada de que cinco mujeres habían sustraído diverso género en un supermercado ubicado en el barrio de Judimendi, tras huir del lugar sin abonar el contenido que portaban en varias bolsas.
Una de ellas, según la denuncia presentada, había arrojado un saco de cinco kilos de patatas a la cabeza de una de las empleadas en el momento de pasar por la línea de cajas para abandonar el local.
La patrulla que estaba recopilando información de este robo fue informada media hora después de que un grupo de cinco mujeres estaba generando incidentes en otro supermercado situado en la zona de Los Herrán.
Al llegar los agentes, tres de ellas se habían dado a la fuga después de haber sustraído algunos artículos del establecimiento. Allí se encontraban dos de las componentes de este grupo, que fueron reconocidas como las autoras del robo cometido también en la tienda de Judimendi.
Ambas fueron detenidas, siendo una de éstas la que tiró el saco de patatas contra la empleada. Además, le fueron incautados más de quinientos euros de los que se investiga su procedencia. La otra implicada, que cuenta con un arresto anterior, se enfrentó de manera violenta contra los ertzainas, a los que lanzó puñetazos y profirió insultos y amenazas de muerte.
Por tal motivo, se le imputó también un delito de atentado. Dos miembros de la dotación policial tuvieron que ser asistidos en un centro sanitario de las lesiones causadas por la arrestada.
Ambas serán puestas a disposición judicial este miércoles, cuando queden concluidas las diligencias policiales. La Ertzaintza continúa con las indagaciones para tratar de identificar a las otras tres mujeres participantes en estos hechos.