Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas dos personas por estafar durante años más 100.000 euros a una mujer mayor a la que cuidaban

La víctima fue sometida a un "fuerte control" para impedir que se comunicara con terceras personas
La Policía Nacional ha detenido una madre y a su hijo por "haberse apropiado" de una elevada cantidad de dinero de los ahorros de una persona mayor. Los investigadores calculan que entre los años 2009 y 2014, estas dos personas, que se identificaban como los cuidadores de la anciana, se han apropiado de más de 100.000 euros provenientes de las cuentas de las que la víctima era titular, "llegando incluso a cancelar depósitos a plazo fijo".
En una nota de prensa, la Policía Nacional explica que las dos personas "se habían ganado durante los últimos cinco años la confianza de la víctima, de avanzada edad, para ser sus cuidadores y valerse para disponer de los ahorros de la misma".
Toda la investigación comenzó a raíz de que la Policía Local de Cádiz se encontrara en dos ocasiones a la anciana deambulando por la calle de madrugada, siendo entregada momentos después a quienes se identificaron como sus cuidadores.
Tras dar cuenta los agentes locales a la autoridad judicial, ésta requirió a la Policía Nacional la apertura de una investigación para esclarecer los hechos "al existir indicios de responsabilidad penal por la situación y circunstancias que rodeaban a la anciana".
La Unidad de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) de la Comisaría Provincial de Cádiz se hizo cargo de la investigación al encontrar indicios delictivos, realizando las gestiones oportunas para el esclarecimiento de los hechos investigados.
Los agentes se entrevistaron con el entorno familiar y vecinal de la víctima para recabar su testimonio sobre la situación de la mujer, haciendo asimismo gestiones con la Delegación Municipal de Servicios Sociales de Cádiz para disponer de todos los datos posibles sobre la situación social de la mujer.
Fruto de las primeras pesquisas "se tuvo conocimiento de que dos personas, madre e hijo, se habían erigido como cuidadores de la anciana a cambio de una remuneración económica de cincuenta euros diarios.
Tras entrevistarse con todas las personas del entorno de la víctima, "se pudo conocer como la anciana estaba sacando a diario dinero de su cuenta bancaria en compañía de una mujer que decía ser su cuidadora". Los testigos consultados destacaban "el grado de abandono de la anciana, en cuanto a su aspecto sucio y desaliñado y el grave deterioro de conocimiento y voluntad, así como del resto facultades mentales".
Los investigadores identificaron a la supuesta cuidadora, una mujer de 66 años de edad, y a su hijo, de 42 años de edad, ambos residentes en la capital gaditana. Ambos comenzaron su amistad con la víctima hace cinco años y se presentaban en el entorno de la misma como "unos benefactores que, por caridad, se habían autoerigido en cuidadores de la anciana de manera desinteresada, pero a cambio de la alimentación diaria".
Una vez identificados a los cuidadores, los agentes de la UDEV realizaron gestiones para conocer los ingresos y medios de vida, obteniendo como resultado "que carecían de las rentas necesarias para llevar el nivel de vida del que disfrutaban".
FÉRREO CONTROL
La estafa consistía básicamente en "inducir a la anciana a realizar extracciones de efectivo en su oficina bancaria a diario, de una manera sistemática e interrumpida, desde hace varios años", así como a realizar "invitaciones a comer en diversos restaurantes de Cádiz, pequeños regalos a uno de los autores, el pago de pequeñas reparaciones domésticas y sustitución de electrodomésticos averiados en el domicilio de los autores, y la domiciliación de facturas de telefonía de los investigados contra su propia cuenta corriente".
Todo esta situación provocó que, en varias ocasiones, la cuenta corriente donde la víctima cobraba la pensión "se quedara al descubierto". La anciana estaba sometida a un "control absoluto" por parte de los supuestos cuidadores, que trataban "por todos los medios" que otras personas no interfirieran en la relación "tan provechosa" de la que estaban disfrutando.
De hecho, llegaron "incluso a impedir la comunicación de la anciana con sus familiares, así como la realización de entrevistas en privado como la que pretendió el director de una sucursal bancaria que había observado la conducta atípica de la titular de las cuentas y quería conocer si la mujer sabía que estaba haciendo con su dinero o si se estaban aprovechando de ellas".
Tras analizar detenidamente todos los indicios recabados y los testimonios aportados por los testigos, los agentes de la UDEV determinaron la existencia de indicios racionales para imputar a las dos personas un delito de estafa continuado en grado consumado.
Los autores "se habían valido de su amistad y confianza para inducir a la anciana al engaño, creyendo ésta que el dinero que extraían de su cuenta bancaria era para su alimentación y cuidado".
Los agentes de la Policía Nacional adscritos a la UDEV procedieron a la citación de los encartados para que se personaran en la Comisaría Provincial el pasado 20 de agosto, y allí fueron informados de los hechos que motivaban su detención, informándoles de los derechos que les asistían. Tras ser oídos en declaración, los detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial.