Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas cinco personas por explotación laboral a rumanos en la campaña de la naranja en Valencia

La Guardia Civil y la Policía Nacional de Rumanía han detenido a cinco integrantes de una red dedicada a la explotación laboral de ciudadanos rumanos durante la campaña de recogida de naranjas en la provincia de Valencia.
Los detenidos, de nacionalidades española y rumana, han sido puestos a disposición judicial, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado. Se les imputan los delitos de pertenencia a grupo criminal, trata de seres humanos y contra el derecho de los trabajadores.
En la operación, denominada Empalador-Tepes, se han realizado doce inspecciones en centros de trabajo, donde se ha identificado a más de 300 personas y se ha liberado a cinco ciudadanos de nacionalidad rumana que desarrollaban trabajo como temporeros en la recogida de naranja y vivían hacinados en una vivienda de la localidad de Lliria (Valencia).
Los agentes detuvieron a los cinco integrantes de la red tras inspeccionar una explotación agrícola de naranjas de Pobla de Vallbona (Valencia) y comprobar que sometían a ciudadanos rumanos a condiciones de trabajo deplorables y les obligaban a vivir de forma infrahumana en la buhardilla de una vivienda.
Las víctimas eran captadas mediante el engaño en sus países de origen y, una vez en España, eran empleados en campañas de recolección de productos agrícolas y sometidos a condiciones "de especial penosidad, fuera de toda protección social y laboral", ha informado la Guardia Civil.
En la investigación han participado agentes pertenecientes a la Unidad Orgánica de la Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de Valencia, y la Unidad Técnica de Policía Judicial (UTPJ) de la Guardia Civil de Madrid, con la colaboración de agentes de la Policía Nacional de Rumanía, la Inspección de Trabajo de España, la Agregaduría de Interior y trabajo de Rumanía y la Embajada de España en Bucarest.
Esta investigación se enmarca dentro de la actuación conjunta que desarrollan la Guardia Civil y la Policía de Rumanía para prevenir y perseguir los delitos relacionados con la Trata de Seres Humanos y la Explotación Laboral y de dar protección a las víctimas que trabajan en la recolección de cítricos en la zona levantina.