Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas 18 personas de una red que presuntamente robó hasta 200 vehículos de lujo para exportarlos

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal, asentada en Murcia, Alicante y Madrid, dedicada a la sustracción, comercialización y venta ilícita de vehículos de alta gama, tanto en España como en otros países.
La operación 'Copetín' se ha saldado con la detención de los 18 integrantes de la red, 15 españoles, un rumano, un sirio y un marroquí, con edades comprendidas entre los 30 y los 59 años de edad y entre los que figuran los dos cabecillas, a los que se les atribuye la presunta autoría de los delitos de robo, falsificación de documentos, estafa y pertenencia a organización criminal.
La información obtenida durante la investigación y la documentación aportada por las compañías aseguradoras ha permitido a los investigadores estimar que el alcance delictivo de la organización desmantelada estaría cercano a los dos centenares de vehículos de lujo sustraídos durante un año, tiempo durante el que se presume que ha actuado el grupo criminal.
Además, han sido recuperados una veintena de vehículos de lujo y se ha desmantelado tres talleres, ubicados en Murcia y Madrid, donde se manipulaban los vehículos sustraídos antes de ser comercializados.
La Guardia Civil inició la operación a principios de año, cuando detectó la existencia de una banda que actuaba en Murcia y Alicante y que se podría estar dedicando a la sustracción y venta ilícita de vehículos de alta gama.
La investigación se centró en conocer el 'modus operandi' de sus actores, constatando que se trataba de un entramado con gran experiencia en el tráfico ilegal de vehículos de lujo y que sus dos presuntos cabecillas organizaban las distintas secuencias delictivas: la sustracción del vehículo, su posterior manipulación en talleres especializados y, finalmente, su exportación a terceros países.
NOVEDOSO PROCEDIMIENTO
Las investigaciones llevadas a cabo por los agentes ha supuesto la detección de un novedoso procedimiento utilizado por esta organización con la finalidad de obtener vehículos en perfecto estado y sin emplear la fuerza para ello.
Se trata de la creación de un programa informático, similar al de una entidad financiera, con el que simulaban un ingreso económico en la cuenta del vendedor del turismo que, en principio, quedaba conforme, si bien el dinero nunca se llegaba a transferir.
Asimismo se han localizado tres talleres, ubicados en Murcia y Madrid, donde expertos mecánicos captados por la organización, "doblaban" la identidad de los vehículos suplantando sus elementos identificativos, tales como placas de matrícula y troquelados de los números de bastidor, cambiaban códigos identificativos, incluso conseguían extraer el sistema GPS de detección de vehículos robados.
La Guardia Civil ha constatado que en este punto de la trama intervenían personas altamente cualificadas y especializadas que, además de la manipulación de los vehículos, generaban la documentación necesaria para su exportación.
Sobre estos tres establecimientos, así como en otras sedes de la organización, ubicadas en las localidades murcianas de Bullas y Lorquí, Muchamiel (Alicante) y Villaverde (Madrid), la Guardia Civil ha efectuado seis registros que se han saldado con la incautación de 24 vehículos de gama alta (17 sustraídos y siete intervenidos a la organización).
Así como gran cantidad de terminales móviles, diversa documentación falsificada tanto personal como para identificación de vehículos, 100.000 euros en efectivo, herramientas y material para el troquelado de bastidores, así como dos máquinas troqueladoras de placas de matricula.
La Guardia Civil ha podido determinar que la mayoría de las operaciones realizadas por la organización para comercializar y venta de los vehículos sustraídos finalizaban con su distribución en envíos internacionales que camuflaban con otros automóviles y que gestionaban empresas manejadas por la propia organización.
El destino final eran países como Francia, Portugal, Mauritania o Paraguay. En este último país, además, la organización tenía previsto introducirse en el sector del automóvil creando establecimientos comerciales para su venta. También se ha constatado que planeaban nuevas operaciones de exportación de vehículos a países del Este de Europa.
Los efectos incautados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Cartagena, que ha decretado el ingreso en prisión provisional de cuatro de los detenidos.
La operación, que aún continúa abierta, ha sido desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de Murcia, que ha contado con el apoyo de agentes del Servicio Fiscal de la Guardia Civil, del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Cartagena y de las Unidades Orgánicas de Policía Judicial de la Guardia Civil de Ciudad Real y Madrid.