Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en el sur de Francia el miembro de ETA Alexander Akarregi

El miembro de la organización terrorista ETA Alexander Akarregi fue detenido hoy en Compeyre, en el sur de Francia, por agentes de la Gendarmería de ese país tras una accidentada persecución, informaron a EFE fuentes de la lucha antiterrorista.
Akarregi fue sorprendido por la policía local de la citada localidad cuando trataba de robar un coche, que abandonó para emprender la huida en otro vehículo, con el que sufrió un accidente.
Las fuentes explicaron que, en ese momento, el etarra robó, esta vez a punta de pistola, otro automóvil, con el que tuvo un nuevo accidente antes de ser detenido por miembros de la Gendarmería.
Alexander Akarregi huyó de España en 2002 tras la explosión en la ciudad vasca de Bilbao de un vehículo en el que los miembros de la banda terrorista Hodei Galarraga y Egoitz Gurrutxaga transportaban explosivos, que murieron.
Fue detenido en julio de 2003 cuando pretendía tomar un avión en Amsterdam con destino a Venezuela con el pasaporte de su hermano.
Las autoridades holandesas le extraditaron a España el 7 de enero de 2004.
En diciembre de ese año, la Audiencia Nacional española le condenó a cinco años de cárcel por alquilar el vehículo utilizado por Galarraga y Gurrutxaga, gestión que, según la sentencia, había realizado "identificándose con el permiso de conducir y proporcionando su domicilio".
Akarregi salió en libertad el año pasado y se reincorporó a ETA.
Su historial delictivo, según el Ministerio del Interior de España, se remonta a 1993, cuando todavía menor de edad participó en una brutal paliza propinada a Ander Susaeta, de la Policía autonómica vasca, por un numeroso grupo de radicales.
En enero de 1995 la Audiencia Provincial de Bilbao le condenó por estos hechos a dos meses de arresto mayor y a treinta días de arresto menor, por un delito de atentado y por una falta de lesiones.
Un año antes de que se dictara esa sentencia, en mayo de 1994, Akarregi había sido detenido de nuevo, esta vez en relación con unos incidentes registrados en el juicio al militante de Jarrai, la organización juvenil de ETA, Juan Carlos Tapia.