Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en México Pepe el del Popular, buscado 18 años por un fraude millonario

"Pepe el del Popular" estafó a cientos de clientes que le confiaron sus ahorros. Vídeo: ATLAStelecinco.es
La Policía de México ha detenido en ese país al ex director de la sucursal número 1 del Banco Popular en Santander José Pérez Díaz, "Pepe el del Popular", huido de la justicia desde 1991, cuando se descubrió en su oficina un agujero que la propia entidad cifró en más de 6.000 millones de pesetas, han informado a Efe fuentes policiales.
Pérez Díaz desapareció de Santander el 5 de marzo de 1991, cinco días después de que la dirección territorial del banco para Asturias y Cantabria le comunicara que se iba a inspeccionar su oficina, porque se habían descubierto anomalías en su operativa.
La Audiencia de Cantabria juzgó los hechos en su ausencia en 2004 y consideró probado "fuera de toda duda" que Pérez Díaz montó en su sucursal "un banco paralelo" entre 1986 y 1991 a través del cual conseguía depósitos millonarios de numerosos clientes.
Pérez Díaz ofrecía a esos clientes depósitos a un interés superior al que manejaba la entidad bancaria y concedía préstamos encubiertos a otras personas, todo ello en operaciones que generalmente se cerraban en su despacho, pero que no quedaban recogidas en la contabilidad oficial del Banco Popular.
"Pepe" anotaba los depósitos en cartillas sin mecanizar, en las que, en ocasiones, al cliente sólo se le identificaba con iniciales.
Su talento para captar depósitos fue tal, que convirtió su oficina en la más importante del banco en Cantabria, con renombrados clientes particulares e institucionales en su cartera.
En su ausencia, fueron juzgados por estos hechos seis personas como posibles cómplices de sus manejos. Sólo una de ellos, el empresario Eduardo Álvarez Álvarez, recibió una sentencia condenatoria: cinco años de cárcel por un delito de apropiación indebida, que el Tribunal Supremo redujo a un año de prisión.
La sentencia consideró probado que parte del dinero de la banca paralela montada por Pérez Díaz fue a parar a cuentas de Eduardo Álvarez y otra parte al patrimonio del propio "Pepe" y de su esposa, Esperanza Murillo, también huida de la Justicia.