Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un hombre por matar a sus padres en un cortijo de Granada

El suceso ha tenido lugar pasadas las 11.00 horas en una casa de campo situada en el paraje conocido como 'La joya', donde fueron localizados los cuerpos, que al parecer habían sido agredidos con una escardilla -un apero de labranza-. Cuando la Guardia Civil ha llegado a la vivienda ha encontrado los cuerpos ya sin vida del matrimonio.
Los cadáveres yacían dentro del recinto vallado del cortijo pero fuera de la casa, en el patio, donde también se encontraba el supuesto autor del crimen, un hombre de 46 años, hijo del matrimonio fallecido e identificado como E.A.P., que no huyó a la llegada de la patrulla de la Guardia Civil desplazada al lugar de los hechos. El presunto asesino comtemplaba la escena con absoluta frialdad.
El presunto asesino es un obrero de la construcción en paro que estos días trabajaba en casa de sus padres. Ya habían discutido horas antes y cuando la bronca se ha repetido en presencia de su hija, el detenido ha cogido una azada y ha atacado a sus progenitores. La chica, asustada por los gritos, ha escapado para pedir ayuda, pero no ha podido salvar a sus abuelos. La fuerza y la corpulencia de su padre ha acabado con la vida de la mujer de 69 años y con la del el hombre de 70 que al intentar defenserse ha herido al agresor en la cabeza.
El presunto parricida, que según las fuentes mantuvo una fuerte discusión previa, fue trasladado a un centro hospitalario para recibir unos puntos de sutura, ya que al parecer también resultó herido en el altercado, y pasará a disposición judicial después de haber prestado declaración en la Comandancia de Granada,
La alcaldesa en funciones de Albolote, Marta Nievas (PP), ha afirmado que los fallecidos eran conocidos en la localidad y que el presunto agresor, del que se desconoce aún si sufre algún tipo de trastorno mental, llevaba una vida "aparentemente normal"