Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diputadas del PSOE critican la decisión de Bescansa con su bebé y recuerdan que ellas buscaron otras soluciones

Diferentes diputadas socialistas se han mostrado este miércoles en contra de la decisión de la 'numero tres' de Podemos, Carolina Bescansa, de acudir al hemiciclo del Congreso con su bebé. Si han afirmado que respetan su voluntad, también han recordando que ellas buscaron otras soluciones cuando sus hijos eran pequeños y tuvieron que asistir a la Cámara a trabajar.
Así, la socialista Isabel Rodríguez ha recordado que ella y otras muchas diputadas fueron madres en la pasada legislatura y que la Cámara cuenta con una guardería que puede atender en este tipo de situaciones a los hijos de los funcionarios y de los parlamentarios.
"Creo que lo que tienen que saber los ciudadanos de nuestro país es que este Congreso de los Diputados, como consecuencia de una decisión de una mesa y de compañeras socialistas, tiene un servicio de guardería perfectamente adaptado, no sólo para los diputados, sino para el resto del personal de las Cámaras que puede atender en estos momentos a esos niños. Pero, como digo, forma parte de su libertad y que cada cual haga lo que quiera con su vida y con sus hijos", ha insistido.
"EL ESCAÑO NO ES CÓMODO"
Preguntada por si traería a su bebé al hemiciclo si volviera a ser madre, la socialista rechaza la opción, confiesa que eso le complicaría las tareas para trabajar, aunque siempre ha tratado de atender al bebé y de dedicarle el mayor tiempo posible. "Realmente en el escaño no es cómodo ni para el bebé ni para nosotras", ha apostillado.
Mientras, la secretaria de Ciencia y Participación del PSOE, María González Veracruz, que también fue madre en la pasada legislatura, reconoce que estuvo con lactancia durante muchos meses, un periodo que trató de compatibilizar con su trabajo, "como todas las madres trabajadoras del país".
"Sabéis bien de lo que hablo. Los políticos tenemos que garantizar los derechos de las mujeres (...) haciendo leyes de conciliación que afecten todas españolas", ha subrayado, para añadir que la mayor parte de las madres trabajadoras no pueden llevar a los bebés al trabajo.
Mientras, la socialista Carme Chacón ha recordado que con ella de vicepresidenta de la Cámara baja se puso en marcha en 2006 la guardería del Congreso de los Diputados puesto que las diputadas "no tienen baja por maternidad", aunque ha precisado que se puede utilizar el voto telemático.
En su opinión, que Bescansa haya entrado en el hemiciclo con su bebé "no hacía falta" y ella, cuando fue madre, coincidiendo con su etapa como ministra de Defensa, dejaba a su hijo en el despacho y cuando pasaban tres horas iba a darle el pecho.
"Me sabe mal porque hay muchas trabajadoras de este país que no pueden hacer esto. Se han hecho muchos esfuerzos para que diputadas pudiéramos dar pecho, como hice yo, pero no se ha visto", ha sentenciado.
"ANÉCDOTA IRRELEVANTE"
Por su parte, Irene Lozano tacha de "anédocta irrelevante" el gesto de Bescansa, si bien afirma que lo ha sentido por el bebé, porque "los aires de la política a veces tienen ese punto tóxico que no es el mejor para el pequeño". Además, considera que el hijo de Bescansa "hubiera estado muy bien" en la guardería del Congreso y no entre debates.
Sobre si cree que la lucha por la conciliación se tiene que hacer de esta manera, Lozano considera que la política tiene un "componente simbólico" del que hay que intentar huir haciendo un trabajo "riguroso" e intentando legislar en favor de la conciliación. "Los ciudadanos nos piden ese rigor porque hacer política con imágenes y fotos es mucho menos de lo que necesita el país en este momento", ha concluido.