Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Disponible en España 'Imbruvica' (Janssen) para el tratamiento de tres tipos de neoplasias hematológicas

Janssen ha lanzado en España ibrutinib, registrado con el nombre de 'Imbruvica', un tratamiento oral y cuya indicación es tres pastillas al día, para el abordaje de la leucemia linfática crónica (LLC), linfoma de células del manto (LCM) y la macroglobulinemia de Waldenström (MW), tres neoplasias hematológicas que derivan de los linfocitos B.
Se trata del primer inhibidor de la tirosina quinasa de Bruton (BTK) que actúa formando un enlace covalente con la BTK para bloquear la transmisión de señales de supervivencia celular en las células B malignas. Así, al bloquear esta proteína, ibrutinib ayuda a destruir las células cancerosas y a reducir su número, al tiempo que frena el empeoramiento del cáncer.
"Estamos muy orgullosos de poder este nuevo fármaco porque servirá para tratar enfermedades muy graves de pacientes donde el número de alternativas terapéuticas es muy escaso y, simplemente, no existe. Se trata de una innovación sin precedentes que ha recibido, por parte de todas las agencias reguladoras, la aprobación rápida y la designación de producto clínicamente relevante y fármaco huérfano", ha informado el director de Acceso a Mercado y Government Affairs de Janssen, Antonio Fernández.
Su aprobación se debe a que el mecanismo de crecimiento y proliferación de los linfocitos B depende del receptor BCR, e ibrutinib consigue actuar a nivel del BCR (de los linfocitos B tumorales), por lo que, tal y como ha asegurado el jefe del servicio de Hematología del Hospital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona y presidente del Grupo Español de Leucemia Linfática Crónica (GELLC), Francesc Bosch, la diana es "común" a las tres enfermedades para las que ha sido aprobado.
En concreto, para la leucemia linfática crónica, cáncer sanguíneo que afecta a cuatro personas por cada 100.000 habitantes, 'Imbruvica' ayuda a controlar la enfermedad, especialmente en aquellos pacientes de peor pronóstico y para los que hasta ahora no tenían tratamientos eficaces. Además, puede ser utilizado en enfermos no tratados previamente y con ciertas alteraciones genéticas que, al parecer, no van a responder a un tratamiento quimioterápico, así como en pacientes que ya han recibido quimioterapia.
"Hasta ahora el tratamiento es la quimioinmunoterapia, la cual no cura pero sí consigue dejar al paciente libre de la misma durante muchos años. No obstante, no todos los enfermos con LLC la pueden recibir como ,por ejemplo, los que tienen la mutación del gen p53, y la totalidad de los afectados por esta enfermedad recaen", ha apostillado Bosch, para informar de que 'Imbruvica' "no mata el tumor" pero sí cambia su mecanismo.
Y es que, aunque ha reconocido que la esperanza de vida ganada, respecto a los tratamientos convencionales, es aún "difícil" de precisar, con este tratamiento parece que se "dobla" la supervivencia, situándose a global a los tres años en el 90 por ciento y la supervivencia libre de progresión en el 70 por ciento. Asimismo, el experto ha explicado que no tiene efectos secundarios y que el hecho de que su administración sea oral "favorece" la adherencia al tratamiento.
BENEFICIOS PARA EL LINFOMA DE CÉLULAS DEL MANTO Y MW
Respecto al linfoma de células del manto, enfermedad rara que afecta a entre 300 y 400 pacientes en España y cuya esperanza de vida de sitúa en torno a los 3 o 4 años, la jefa de sección de Clínica y Trasplante del servicio de Hematología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca y presidenta de la Fundación GELTAMO, María Dolores Caballero, ha comentado que el nuevo tratamiento de Janssen mejora las tasas de respuesta globales en la primera recaída.
Hasta ahora el abordaje de esta patología consistía en administrar inmunoquimioterapia y, tras la recaída, aplicar nuevas terapias que, aunque "son eficaces", la supervivencia que aportan es "muy pequeña". En este punto, es donde actúa el nuevo tratamiento de Janssen ya que aporta respuestas a las seis semanas, mientras que los otros eran a las 50 semanas aproximadamente.
De hecho, ibrutinib ha demostrado una supervivencia libre de progresión a los tres años, casi seis veces superior a la que ofrecen los tratamientos actualmente disponibles. Además, en el estudio aleatorizado 'RAY', recientemente publicado en 'Lancet', se mostró que el 68 por ciento de los pacientes que lo habían recibido están vivos y que dicha supervivencia era del 41 por ciento, frente al 7 por ciento para el grupo tratado con temsirolimus.
Finalmente, el adjunto del servicio de Hematología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, Sección de Biología Molecular y coordinador del Grupo de Macroglobulinemia de Waldesnstöm en España, Ramón García Sanz, ha afirmado que 'Imbruvica' también aporta ventajas "muy importante" en esta enfermedad, cuya incidencia se sitúa en los 4 casos por cada millón de habitantes, ya que ayuda a controlarla y mejorarla en más del 90 por ciento de los pacientes.
"Tiene una eficacia sin precedentes y supone un cambio muy notable para nuestros pacientes. Es un ejemplo de medicina personalizada y de precisión y es muy importante la facilidad de uso que tiene si se tiene en cuenta que la mayor parte de los pacientes a los que va dirigido son mayores", ha argumentado García Sanz.
Precisamente, el director de Acceso a Mercado y Government Affairs de Janssen ha informado de que la compañía ha llegado a un acuerdo de financiación con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para que se suministre este fármaco a los pacientes a partir de 87 años "sin coste alguno" para el Sistema Nacional de Salud (SNS).
"Todo esto son muy buenas noticias para los pacientes porque este tipo de fármacos nos dan esperanza y, a su vez, evitan que estemos muchas horas en el hospital porque podemos tomarlos en casa, nos dan menos efectos secundarios y, por tanto, nos facilitan la normalización de nuestra vida diaria", ha zanjado la presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), Begoña Barragán.