Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Doce detenidos en una explotación agrícola tras la inspección de la Policía Nacional

Los empresarios alentaban a sus trabajadores ilegales para que utilizasen identidades de sus compatriotas Uno de los encargados y otros trabajadores sometieron a un tercero a distintos tocamientos e insinuaciones de carácter sexual
Los empresarios alentaban a sus trabajadores ilegales para que utilizasen identidades de sus compatriotas
Uno de los encargados y otros trabajadores sometieron a un tercero a distintos tocamientos e insinuaciones de carácter sexual
Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad de Santomera a doce personas entre trabajadores y responsables de una empresa de manipulación de verduras que, presuntamente, sometían a sus trabajadores a diversos abusos en materia laboral. Además uno de los trabajadores formuló denuncia por acoso sexual en el entorno laboral.
Según informan fuentes policiales, a mediados del mes pasado, la Unidad contra Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) de la Jefatura Superior de Policía de la Región de Murcia, tuvo conocimiento de una serie de irregularidades llevadas a cabo en una empresa de manipulación de verduras.
Al parecer, uno de los encargados y dos trabajadores de la empresa, de forma reiterada, sometieron a otro trabajador a insinuaciones, exhibiciones y tocamiento de naturaleza sexual.
Tras las primeras comprobaciones se inició una investigación y se pudo comprobar que los trabajadores estaban siendo sometidos a condiciones abusivas en materia laboral aprovechándose de la situación de irregularidad de alguno de ellos.
En muchas ocasiones, los contratos laborales eran para uno o dos días de duración con una jornada laboral de ochos horas, cuando en realidad trabajan todo el mes con jornadas maratonianas de doce horas diarias.
Además el salario que se les pagaba era por kilogramo producido no por hora trabajada, tal y como regula el convenio laboral, no se les facilitaba herramientas de trabajo o seguridad, teniendo que comprar ellos mismos los utensilios de trabajo y el trato dispensado a los trabajadores extranjeros era denigrante y vejatorio, siendo constantemente amenazados con el despido si se quejaban de las condiciones de trabajo, según explican las mismas fuentes.
En la Inspección Policial y de Trabajo, llevada a cabo en la sede de la empresa, se detectó la presencia de dos personas en situación irregular las cuales se encontrarían usurpando la identidad de otros compatriotas en situación legal. Por tal motivo se detuvo tanto a los usurpadores como a los usurpados siendo los propios responsables de la empresa los que alentaban a la realización de esta conducta tipificada penalmente.
Tras diversas indagaciones se detectó también que, antiguos trabajadores de esta empresa, habiendo usurpado la identidad de otros compatriotas, se encontraban actualmente cobrando ayudas sociales o de desempleo, por ello se les detrajo responsabilidad penal y administrativa.
La operación culminó hace unas semanas con la detención de doce personas, seis de ellas de nacionalidad española, dos senegaleses, dos nigerianos y dos marroquíes, de edades comprendidas entre los 25 y 47 años de edad.
La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la UCRIF de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Policía de la Región de Murcia en colaboración con la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y Policía Local de Santomera.