Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dolor y abatimiento en la familia y amigos de la joven Laura Alonso

Al no llegar a casa, su familia denunció la desaparición y, tras seis días de búsqueda de más de cien personas que peinaron la zona, entre voluntarios, guardias civiles y parte de la propia familia de la chica, hoy, sobre las 18,30 horas, el cuerpo de Laura apareció en una pista forestal, un cortafuegos cercano al campo de fútbol de Toén, al detectar mal olor un grupo de búsqueda que comandaba un guardia civil.
La muchacha fue encontrada a tres kilómetros de donde apareció su coche, cerrado y sin signos de violencia, que ya al comienzo de la investigación ofreció mal ag³ero a los investigadores. Esta misma tarde, confiaban en poder encontrar pronto "al asesino", en palabras de uno de los guardias civiles del operativo de búsqueda.
Sobre el caso hay decretado secreto de sumario y, hasta ahora, según informaron a Efe fuentes de la investigación, no se han practicado detenciones. Los mensajes de móvil que la chica envió tras salir de un bar con sus amigos parecen claves en el esclarecimiento del crimen.
Tras la desaparición de Laura, el operativo montado permitió descubrir en un monte su teléfono sin batería ni tarjeta, y luego apareció su chaqueta, identificada por los familiares. Los malos augurios cobraron, entonces, más fuerza, de manera que ya esta mañana, un portavoz de la familia dijo que se encontraba "desesperada", y sólo el padre de la chica confiaba en volver a verla.
Esta tarde se confirmó el peor de los pronósticos, cuando apareció el cuerpo de la muchacha en una zona que ya había sido rastreada. Al lugar se trasladaron la juez y el forense y no se procedió al levantamiento del cadáver hasta las 21,25 horas, en que fue trasladado al tanatorio Santa Mariña de Ourense, en que se le practicará la autopsia.
A la zona, que fue acordonada, se trasladaron numerosos vecinos y los jóvenes amigos de Laura Alonso, que protagonizaron escenas de dolor y abatimiento. Algunos de ellos habían formado parte del operativo de búsqueda, incluido el novio de la chica.
Sobre el caso hay decretado secreto sumarial, aunque fuentes de la investigación indicaron a EFE que han declarado ante la Guardia Civil personas del entorno de la chica, entre ellas un ex novio con quien Laura Alonso tuvo una difícil relación. CGS