Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Doña Elena y Jaime de Marichalar firman el convenio de su divorcio

Los Duques de Lugo se divorcian legalmente tras 14 años de matrimonio. Video: Informativos Telecincotelecinco.es
Según informan sus abogados en un comunicado conjunto, ambos "testimonian el afecto y consideración que por Don Jaime siente la Familia de Su Alteza Real la Infanta, como ha sido así a lo largo de estos dos últimos años".
El comunicado precisa que Doña Elena y Jaime de Marichalar han suscrito el convenio regulador de los efectos de su divorcio "de mutuo y común acuerdo"
Hace unas semanas, el diario El Mundo anunció que los abogados de la pareja ultimaban un divorcio de mutuo acuerdo.
Los Duques de Lugo decidieron hace dos años "cesar temporalmente su convivencia". En aquel momento la Infanta dejó el domicilio conyugal para trasladarse a una céntrica zona residencial, Fuente del Berro, con sus dos hijos, Felipe Juan Froilán -el primer nieto de los Reyes- y Victoria Federica. Don Jaime también permaneció fuera el domicilio conyugal y dejó de asistir a los actos de la Familia Real. No obstante, se ha encontrado en actos públicos con los Reyes que siempre se han mostrado muy cariñosos con él.
La Infanta Elena se casó en marzo de 1995 con Jaime de Marichalar en Sevilla. Esta fue la primera boda real celebrada en España desde 1906. Desde aquel momento, los cronistas sociales empezaron a destacar la evolución en el estilo de la Infanta, influenciada por su marido, un amante de la moda. 
En 2001, la vida de los Duques dio un giro. Don Jaime sufrió una isquemia cerebral y se trasladaron a vivir a Nueva York por recomendación de los médicos. Algunos apuntaron entonces a una crisis en la pareja. 
En 2007 "cesaron su convivencia temporalmente" y dos años después el divorcio es una realidad.
 
EBP