Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Duerme con lentillas contra la hipermetropía!

La lente, que actúa por presión, aumenta la curvatura del epitelio corneal en unas 20 micras, el equivalente a la mitad del grueso de un cabello. FOTO: EFEtelecinco.es
Pauné ha explicado que la lente actúa como una prótesis correctiva, como hace un aparato para los dientes, pero que a diferencia de los dentales, que tras un tiempo dejan de ser necesarias, en el ojo su uso debe ser constante. Ha señalado que el efecto moldeador de la lente sobre la córnea dura unos dos días, pero que se recomienda usarlas todas las noches para tener una visión nítida diurna y para que el mantenimiento del efecto sea más constante.
El hecho de que se use de noche, cuando el ojo está cerrado y no sufre molestias de polvo, humo y el parpadeo es mínimo , evita que produzca molestias como las que causan las lentillas diurnas, que requieren de la lágrima para que la lente flote en el ojo y no produzca irritaciones.
La lente, que actúa por presión, aumenta la curvatura del epitelio corneal en unas 20 micras, el equivalente a la mitad del grueso de un cabello, con la que se consigue corregir la visión borrosa que produce la hipermetropía.
Jaume Pauné ha asegurado que la lente no sólo corrige la hipermetropía, sino que también soluciona defectos de visión cercana como la presbicia, "un beneficio colateral no esperado pero fantástico que se ha detectado en los ensayos hechos con pacientes".
Se estima que en España el 13% de los españoles de más de 20 años tiene una hipermetropía de hasta 3,5 dioptrías , un defecto visual que es más frecuente entre la raza caucásica que entre la asiática.
Hasta ahora había lentes de moldeo corneal para la miopía y el estigmatismo, pero no se había ninguna contra la hipermetropía. La nueva lente ya está a la venta desde hace tres semanas y cuesta mil euros el primer par, ya que están personalizadas y diseñadas en exclusiva para cada paciente, en un proceso que dura casi dos meses. CGS