Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez de EE.UU. pide agilizar las nuevas pruebas en el caso de un español condenado a muerte

Imagen de este lunes del abogado Benjamín Waxman en el momento en que se dirige al juez Jeffrey Levenson, durante la audiencia del caso del español Pablo Ibar en un tribunal de Florida (EE.UU.). EFEtelecinco.es
Un juez estadounidense pidió hoy que se agilicen los procedimientos para practicar pruebas de huellas dactilares a un sospechoso de tres asesinatos por los que fue condenado a muerte en 2000 el español Pablo Ibar, de madre cubana.
El juez encargado del caso en un tribunal de Fort Lauderdale, norte de Miami, Jeffrey Levenson, solicitó a la Fiscalía y al abogado de Ibar que se pongan de acuerdo para acelerar el trámite de las pruebas de huellas dactilares a William Ortiz, quien está preso por otros crímenes.
En una breve audiencia en la que la Fiscalía expresó al magistrado su convencimiento de la falta de "fiabilidad" de esas pruebas, el juez mostró, no obstante, su decisión de "avanzar" en este asunto.
El caso dio un giro inesperado el pasado 19 de marzo cuando la defensa entregó al juez una declaración jurada y sellada de un testigo que asegura que otra persona le confesó que era el autor de los asesinatos imputados a Ibar, de padre español y madre cubana.
En la declaración, el testigo, bajo condición de anonimato, dijo a Benjamín Waxman, letrado de Ibar, que Willie Ortiz, de 37 años y preso en Florida por otros crímenes, le confesó que él era el autor de los crímenes por los que fue condenado el español.
Ibar fue condenado a muerte por los asesinatos en 1994 de Casimir Sucharsky, dueño de un local nocturno, y dos modelos, Sharon Anderson y Marie Rogers, que estaban en su casa de Miramar, un crimen que fue grabado por cámaras de seguridad.
La defensa reiteró al juez su voluntad de que se practiquen las pruebas de ADN y huellas dactilares a Ortiz, algo con lo que la Fiscalía se mostró en desacuerdo al argumentar que las pruebas resultan "poco fiables", afectan a la "calidad" y son muy complicadas de realizar.
"¡Parece que estamos hace un siglo!", expresó con sorpresa el juez ante los comentarios de la Fiscalía sobre la dificultad que entraña practicar las pruebas de huellas dactilares a Ortiz.
La Fiscalía reiteró al juez que, como queda claro en las transcripciones del juicio, no hay posibilidades de efectuar pruebas de ADN fiables.
Para el abogado defensor, es esencial el hecho de que las pruebas de ADN obtenidas de una camisa azul hallada en la casa donde se cometió el triple asesinato no corresponden con el de su cliente.
Sobre las pruebas de huellas dactilares, Waxman insistió en que, al contrario de lo que piensa la Fiscalía, es fácil hacerlas: basta con fotografiar las de Ortiz y compararlas con las 33 huellas sin identificar encontradas en la casa y que la policía tiene bajo su custodia.
El magistrado fijó una nueva vista judicial para el próximo 29 de junio.
"Es un paso más en el que ha quedado claro que el juez está decidido a avanzar, a averiguar si realmente hay algo en estas alegaciones y puede haber un verdadero culpable", opinó Santiago Cabanas, cónsul general de España en Miami.