Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tensión de enfrentarse al peligroso ébola

Jesús ha atendido numerosas  veces a Teresa. Es enfermero, jefe, compañero. Su testimonio da voz al centenar de profesionales de enfermería que, sintiéndose preparados, han vivido la tensión de enfrentarse al peligroso ébola, en el hospital y en la calle. Nos cuentan que por miedo al ébola  una enfermera ha sido expulsada por sus amigas del piso compartido, que hay sanitarios obligados por sus familias a quedarse en el hospital. Y quien oculta que es personal del Carlos III. No ha sido fácil para la paciente ni para sus cuidadores. Una de las médicos que atiende a Teresa, dice que está cada día mejor. Come bien y está fuerte. Pronto saldrá del aislamiento de forma gradual. Esta semana se ratificará que Teresa está curada y libre de virus contagiosos.