Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecologistas en Acción reclama el cierre definitivo de Garoña mañana, en su 45 cumpleaños

Ecologistas en Acción ha reclamado el cierre definitivo de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) precisamente en el 45 cumpleaños que tendrá lugar este miércoles. La organización asegura que la centrá está "en pésimas condiciones" de seguridad y supone un "riesgo inaceptable" para Castilla y León, País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña.
Según recuerda Ecologistas en Acción, el reactor tiene una potencia de 460 mw de potencia eléctrica y es un reactor de agua en ebullición idéntico al de Fukushima Daiichi, que el 11 de marzo de 2011 sufrió el peor accidente a consecuencia de un tsunami.
Ecologistas asegura que después de 45 años la central está "en muy malas condiciones de seguridad, como muestran los propios informes del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). La planta tiene 78 elementos de seguridad "severamente degradados y 135 componentes con un estado de degradación medio o bajo".
Del mismo modo, señala que es necesario que la planta cambie kilómetros de cableado, mejorar el sistema de protección contra incendios, "que es ya un problema histórico"; modificar el venteo de la contención, para evitar posibles explosiones.
Del mismo modo, recuerda que el reactor debe aplicar las reformas de las pruebas de estrés realizadas después del accidente de Fukushima. Además, añade que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ordena a Garoña la construcción de una torre de enfriamiento para evitar que la central siga sobrecalentando el río. "Fue un escándalo comprobar el escaso control que la CHE y el CSN hacían sobre la temperatura del agua vertida anteriormente", lamenta.
De acuerdo con el conjunto de reformas, Ecologistas en Acción calcula que supondrán un gasto de unos 150 millones de euros que "no garantizarían" que en poco tiempo aparecieran nuevos problemas que obligaran a parar la central.
Por ello, el portavoz nuclear de Ecologistas en Acción, Francisco Castejón, ha pedido a los grupos parlamentarios que este martes en la sesión de investidura pidan el cierre definitivo de la central y al Gobierno del PP debería "rendirse a la evidencia de que no tiene sentido apostar por la reapertura de esta peligrosa central".
En definitiva, Castejón opina que "lo más sensato" es cerrar definitivamente la central que pone en peligro las comunidades de Castilla y León, País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña, bien a través del viento o bien a través del río Ebro como vectores de la radiactividad".
En definitiva, insiste en que la central ya está amortizada y es "prescindible para el suministro eléctrico" mientras que para su titular, Nuclenor y el resto de la industria nuclear mantener Garoña es "un intento de sentar el precedente de alargar la vida de las centrales nucleares hasta 60 años".
"El negocio de unos pocos no puede sustentarse sobre el riesgo, tanto para la salud como económico, que sufren miles de personas", ha sentenciado.