Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecólogos proponen crear redes de seguimiento a largo plazo para conocer los efectos del cambio climático en los bosques

Científicos expertos en ecología terrestre han propuesto la creación de redes de seguimiento a largo plazo para poder establecer predicciones y realizar experimentos y modelos con el objetivo de conocer los efectos del cambio climático en los bosques, según informa la Asociación Española de Ecología Terrestre.
Un equipo dirigido por la científica Paloma Ruiz-Benito, del grupo Ecología y Restauración Forestal de la Universidad de Alcalá de Henares y del departamento de Biología y Ciencias Naturales de la Universidad de Sterling (Reino Unido), ha realizado un estudio que publica la revista 'Ecosistemas, en el que revisan los modelos predictivos que dibujan los escenarios futuros frente al cambio climático, con el objetivo de conocer el grado de vulnerabilidad de los bosques ibéricos ante los efectos del cambio climático.
El estudio evidencia la falta de conocimiento sobre cómo reaccionan los bosques ibéricos ante el calentamiento global y su capacidad de adaptación así como el grado de sensibilidad a largo plazo de las especies ante los cambios en las condiciones ambientales.
Por ello, también propone que se cruce la información que procede de la observación y de los modelos predictivos para estudiar la respuesta de los ecosistemas a múltiples factores de cambio.
Los investigadores se centraron en los ecosistemas forestales de la Península por estar considerada como 'altamente vulnerable' al cambio climático por razones biogeográficas, y porque esto podría alterar el suministro de servicios ecosistémicos clave, que son los beneficios que estos proporcionan a la sociedad.
Los bosques cubren más del 30 por ciento de la superficie de la Tierra y en España, las masas forestales cubren el 36 por ciento de la superficie.
La autora apunta que los modelos predictivos tradicionales tienen limitaciones que hacen necesario aplicar modelos más realistas biológicamente para conocer los impactos potenciales de este fenómeno en los ecosistemas forestales. Así, hay estudios que muestran que una técnica tradicional puede concluir que una especie disminuye su distribución bajo escenarios de cambio climático, mientras que con otras técnicas alternativas, más precisas biológicamente, se predicen aumentos en el crecimiento debido a procesos de fertilización por aumento de la concentración de CO2 atmosférico.
Por ello, la revisión científica de Ruiz-Benito también evidencia que la mayoría de los modelos de estudio no proporcionan información simultánea sobre los tres componentes clave de la vulnerabilidad de los bosques españoles frente al cambio climático: la exposición (magnitud y permanencia del cambio), sensibilidad (susceptibilidad al cambio) y la capacidad de adaptación (respuesta de las especies).