Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Efectivos rastrean sin éxito la zona del acantilado de Valdoviño donde el mar arrastró a los dos desaparecidos

Efectivos del dispositivo de búsqueda del padre y la hija de Valdoviño (La Coruña) desaparecidos este lunes han descendido a la zona de acantilados en Punta Frouxeira, en Meirás, el lugar en el que fueron arrastrados por el mar.
El alcalde de Valdoviño, José Antonio Vigo, ha explicado que los bomberos de Ferrol han descendido este viernes por el acantilado, para inspeccionar las "grietas y los recodos" que existen entre las rocas, "por si estuvieran en alguno de ellos", pero sin que se hubiesen obtenido resultados. De momento, ha señalado que todavía no se ha podido inspeccionar el fondo marino en ese lugar.
Los bomberos de Ferrol han colaborado en las tareas de rastreo en colaboración con efectivos la Guardia Civil, Protección Civil de varios municipios de la zona, Policía Local de Valdoviño, Policía Autonómica y miembros de la Axencia Galega de Emerxencias.
Por mar y por aire, ha continuado el rastreo desde la zona de Punta Frouxeira hasta Cabo Ortegal, con la participación del Helimer 209 y los helicópteros Pesca 2 y el Cuco de la Guardia Civil, así como la Salvamar Shaula y, por la tarde, la patrullera Río Andarax de la Guardia Civil. Este sábado está previsto que se continúe con la búsqueda.
Los dos desaparecidos son Juan Bedoya, de 55 años, y su hija, Patricia, de 25. Dos olas seguidas, que subieron por un acantilado de casi 20 metros de altura, cerca del faro de Meirás (Valdoviño), los arrastraron hacia el mar, junto con el cuñado del primero, Rodrigo Pena, y la hija de éste, que consiguió agarrarse a las rocas y salvarse.
El cuerpo de Rodrigo Pena fue localizado en la madrugada del martes en la playa de la Frouxeira y ya ha recibido sepultura.