Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ejército y servicios de emergencia afrontan el segundo día del simulacro sísmico 'Luñol' centrados en atender a personas

Un total de 3.177 personas entre efectivos de los tres ejércitos, de la Unidad Militar de Emergencias (UME), policías, guardias civiles, personal de servicios de emergencia y de organismos civiles participan junto a expertos en materias medioambiental, protección del patrimonio cultural o energética y figurantes en el simulacro sísmico a tiempo real 'Luñol', "completísimo" y el más ambicioso de estas características realizado en España. En la segunda jornada de trabajo, se centran en la atención a las personas afectadas por el siniestro.
Así lo han señalado este martes el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, la delegada del Gobierno en la Comunitat, Paula Sánchez de León, y el jefe de la UME, el teniente general César Muro, en una rueda de prensa convocada en el puesto de mando instalado en Cheste para informar de la evolución del ejercicio, que se inició a las 4.00 horas del lunes y se desarrolla fundamentalmente en término de Buñol (Valencia), donde se ha recreado "una ciudad simulada, sobre la base de Lugo", con un censo de 108.000 personas.
Esta tarde presenciará el desarrollo del simulacro el Príncipe de Asturias, acompañado por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante general Fernando García, y por el jefe de la UME, entre otros.
Este ejercicio parte de un seísmo de 6,3 grados registrado de madrugada, que causa más de 200 fallecidos, centenares de desaparecidos --decenas sepultados entre escombros-- y "daños devastadores" en todo tipo de infraestructuras, por lo que pasa de nivel 2 a nivel 3, de catástrofe nacional, y requiere por tanto la participación de la administración central, que actúa en coordinación con el gobierno autonómico.
De hecho, uno de los objetivos principales de 'Luñol 2014' es llevar a cabo la desescalada de la emergencia, del nivel 3 al 2, lo que implica simular la transferencia paulatina a las autoridades autonómicas de la gestión de los servicios esenciales tras el restablecimiento provisional de los servicios básicos y el control de la emergencia en las zonas afectadas.
"SI NO LO HACEMOS, NO ENTRENAMOS"
La UME prevé invertir en esta maniobra más de 355.000 euros de su presupuesto --que dedicó los primeros cuatro años a formación de especialistas y los cinco restantes a este tipo de ejercicios--, la mitad en gasto de personal y el resto en carburante. Su finalidad es verificar la capacidad de respuesta ante situaciones límite que afectan a la seguridad.
"Si no lo hacemos, no entrenamos", subraya Muro, quien defiende la necesidad de realizar ejercicios de este nivel dado que "la UME sola no sirve para nada". Según explica, se trata de un simulacro "completísimo", el más importante realizado en España relativo a una catástrofe de este tipo y que se entrena de distintas maneras en otros países a nivel europeo.
Sus responsables destacan asimismo el alcance internacional del ejercicio, que cuenta con presencia activa de observadores y equipos de rescate de "países amigos" como Brasil, Ecuador, Estados Unidos, Francia, Marruecos y Portugal, así como representantes de organizaciones internacionales como la Unión Europea, la Iniciativa 5+5 del Área Mediterránea y de la Organización de Estados Americanos.
AFECTADOS "EN PIJAMA" Y SIN IDENTIFICACIÓN
En las primeras 72 horas, es fundamental la labor de búsqueda de supervivientes que realizan ocho equipos USAR especialistas en terremotos (cinco de la UME y tres internacionales y autonómicos) y se trabaja principalmente en diez escenarios recreados en los términos de Buñol, Cheste y Chiva, con atención especial a esas labores de rescate, evacuación sanitaria y atención a las personas que salieron de sus casas "con lo puesto", la mayoría "en pijama" y sin identificación.
Igualmente, se considera prioritaria la apertura de vías de comunicación, en un contexto en el que se han visto afectadas autovías, carreteras nacionales y comarcales, servicios férreos convencionales y de alta velocidad, bienes de interés cultura y una planta química, entre otros.
"Hemos venido precisamente a esta zona para que se rompa todo", explica Muro en alusión a las comunicaciones que discurren por Buñol. Tanto Castellano como Sánchez de León han valorado la colaboración que mantienen las administraciones estatal y autonómica en ese "escenario de catástrofe" simulado, con distintos ejercicios de mando y control como la conferencia celebrada este martes con la vicepresidenta del Gobierno, el ministro de Interior y el gabinete del presidente Mariano Rajoy.
En concreto, la Generalitat se encarga de poner en marcha el Plan Especial frente al Riesgo Químico de la Comunitat Valenciana, declarar el nivel 2 de emergencia y solicitar la colaboración de la UME, para después solicitar al Ministerio del Interior la declaración del nivel 3 dada la gravedad de la situación, con el jefe de la UME como responsable de la dirección y coordinación operativa de la emergecia.
Castellano ha indicado que cerca de 1.700 efectivos dependientes de la Generalitat participan en este ejercicio "en estrecha colaboración" con la Administración General del Estado y siempre con el "objetivo prioritario de atención a las personas, a víctimas, familiares de los fallecidos, heridos y desaparecidos".
En este sentido, colaboran todos los centros de salud de las localidades colindantes, con 18 equipos de atención primaria, mientras que hospitales como La Fe, el General de Valencia y los cengros de Manises y Requena han reservado efectivos y espacios para este ejercicio, al tiempo que se han habilitado más de 11.000 plazas en albergues y otras instalaciones de la Generalitat para "dar techo" a los afectados, a las que se suman otras 9.000 en establecimientos hoteleros y más de 400 en residencias para mayores.
Igualmente, se habilita un teléfono de atención especial a damnificados, servicios de ayuda psicológica y también equipos de medicina legal.
Castellano ha subrayado los beneficios de participar en un ejercicio de esta magnitud para todos los equipos de rescate y emergencias, así como sanitarios e incluso arquitectos, ingenieros y otros muchos colectivos profesionales implicados en una "emergencia de riesgo sísmico devastadora" como la simulada.
"No tener que utilizarlo nunca sería la mejor noticia, pero nuestra obligacion es estar perfectamente entrenados y preparados para cualquer hipotetica emergencia que pudiera haber", ha recalcado.
Sánchez de León se ha referido asimismo a las necesarias labores de identificación de personas indocumentadas y a la actuación encaminada a la gestión del tráfico rodado para facilitar la llegada de los servicios de emergencia y la evacuación de afectados, con filtros de control de acceso a la zona siniestrada y dispositivo de prevencion para evitar actos delictivos.
"NO SE HAN DETECTADO ACTOS VIOLENTOS NI DE PILLAJE"
"Hasta ahora no se han detectado actos violentos ni de pillaje y la circulacion por las vías de entrada y salida está siendo fluida", ha informado en esa comparecencia simulada, en la que ha dado cuenta del reagrupamiento de damnificados para su traslado a puntos de asistencia y de las primeras estimaciones de daños materiales en 20.000 edificios, 50 totalmente derruidos, y 3.000 con daños graves o muy graves.
Además, ha agradecido la colaboración de varios centenares de voluntarios y la solidaridad de toda España. Aparte de la atención a las personas, en las próximas horas trabajarán asimismo en la reparación de la red de agua potable, electricidad, internet y el cierre de las conducciones de gas para evitar fugas.