Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empleo quintuplica la partida destinada a Economía Social y RSE, hasta los 31,96 millones de euros

El presupuesto para 2014 destinado al desarrollo de la Economía Social y la Responsabilidad Social de las Empresas (RSE) asciende a 31,96 millones de euros, cifra que multiplica por más de cinco la de 2013 (6,17 millones de euros), según el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el próximo año presentado este lunes en el Congreso.
En líneas generales, el presupuesto para 2014 destinado a políticas activas de empleo alcanza los 4.073,52 millones de euros, un 7,9% más que en 2013. Del importe total para políticas activas, 4.041,56 millones de euros, un 7,2% más que en 2013, corresponden a lo que el Gobierno denomina programa de Inserción y Estabilidad Laboral, en el que se integran el fomento y la gestión de empleo y la formación profesional. Asimismo, se destinarán 31,96 millones al desarrollo de la economía social y la responsabilidad social de las empresas.
En este último punto, el Ejecutivo recuerda que la Dirección General del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas, adscrita al Ministerio de Empleo y Seguridad Social a través de la Secretaria de Estado de Empleo, desarrolla políticas de Fomento del Empleo a través del programa Desarrollo del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas.
Este programa pretende el fomento del cooperativismo, el trabajo autónomo y la economía social como vías de generación de empleo, así como estimular las iniciativas empresariales tendentes a satisfacer la demanda de determinados bienes o servicios, mediante la constitución de sociedades cooperativas y otras formas de la economía social, según el Gobierno.
Por ello, argumenta, se continúa con la labor realizada por las distintas entidades de la economía social en el campo de la inserción socio-laboral, contemplándose el fomento y desarrollo de las empresas de inserción como complementario de otros programas de apoyo social dirigidos a personas en situación de exclusión social, además de proseguir con las actuaciones de formación y difusión de la economía social, del trabajo autónomo y de la responsabilidad social de las empresas.