Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enfermos reumatológicos demandan a Sanidad una mayor coordinación entre los profesionales para una mejor autonomía

Asociaciones de enfermos reumatológicos se han reunido este lunes con la subdirectora General de Calidad y Cohesión del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Paloma Casado, a quien le han trasmitido una serie de demandas que ayudarán a mejorar la calidad de vida y la autonomía del paciente, como una mayor coordinación entre los profesionales.
Cuatro miembros de la asociación nacional que representa el colectivo de pacientes de enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas (LIRE), que integran a unas 30.000 personas, han solicitado el apoyo del Gobierno al proyecto Reumappa; recoger su situación de un modo más adecuado en el Real Decreto que regula el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad; e implementar un sistema capaz de fomentar la conciliación entre la situación socio-laboral/educativa y el sistema sanitario.
Asimismo, han felicitado al Ministerio por la presentación de la Estrategia de Enfermedades Reumáticas y Musculoesqueléticas del Sistema Nacional de Salud del 20 de diciembre del 2012, "pues es un poderosísimo instrumento que además demuestra la preocupación del gobierno por dar solución a un conjunto de enfermedades con alta incidencia, gravedad e impacto socioeconómico y personal en la población".
Solicitan dos cambios a medio y largo plazo, por un lado consideran que hay que abordar un cambio en las políticas laborales (patronales y sindicatos deben llegar a un acuerdo); y, por otro, dotar de medios al sistema sanitario para que los pacientes crónicos, con un perfil determinado puedan agrupar las consultas para facilitar la conciliación de la vida productiva laboral y la gestión de la patología.
Por otro lado, piden que sea una realidad la coordinación entre profesionales con el fin de alcanzar la autonomía y desarrollo de usuario en sus distintas facetas y situaciones y recomienda; "debe hacerse realidad articulando un servicio de respuesta sensible a las diferentes necesidades de los diferentes pacientes, así como el manejo más efectivo de las ERyMEs", añaden.
Y, para ello, exigen "un esfuerzo de coordinación para integrar la participación de múltiples profesionales en torno a necesidades concretas del paciente en momentos concretos, sin que se produzcan redundancias ni déficits".
ATENCIÓN MULTIDISCIPLINAR
Por último, entienden que hay que "garantizar la continuidad asistencial mediante el impulso de una atención multidisciplinar coordinada e integrada entre los diferentes profesionales, ámbitos asistenciales y sectores".
Buscando este último objetivo, proponen promover el modelo de atención no presencial a través del desarrollo de Partes de Inter-Consulta (PIC) virtual entre otros recursos o herramientas; definir circuitos de derivación en cada área sanitaria que supongan una disminución de las demoras existentes y eviten redundancias en las citas de los enfermos; y potenciar la coordinación socio-sanitaria para ofrecer una atención integral y adaptada a las necesidades de los pacientes con ERyMEs.
Asimismo, fomentar las consultas de enfermería en Atención Primaria y Especializada para optimizar el cuidado y la prevención y coordinar la atención integrada; el abordaje interdisciplinar y entre ámbitos asistenciales para optimizar la prevención y el cuidado de las ERyMEs de manera integral y coordinada; y la coordinación entre AP, AE y fisioterapeutas para definir los procesos de derivación a fisioterapia y garantizar un acceso ágil.
Y, finalmente, implicar a los servicios sanitarios de los servicios de prevención de riesgos laborales, coordinar con ellos los recursos disponibles y necesarios para la atención sanitaria y social de los enfermos con ERyME; y promover programas de reinserción laboral de las personas con ERyMEs en coordinación con los servicios de prevención de las empresas que potencien centrarse en la capacidad no en discapacidad.