Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entidades de la Iglesia española se muestran consternadas y rechazan el acuerdo de la UE y Turquía sobre refugiados

Cáritas, CONFER, el Sector Social de la Compañía de Jesús y Justicia y Paz han expresado este martes su "consternación" y su "más absoluto" rechazo ante el acuerdo alcanzado en Bruselas entre la Unión Europea y Turquía en materia de asilo y crisis de refugiados.
Según han denunciado las entidades de acción social de la Iglesia española que trabajan con refugiados y migrantes, este "acuerdo inédito" supone un "giro radical en la política migratoria y un serio retroceso en materia de derechos humanos".
"La Unión Europea ha decidido comprar, con el desembolso de una partida extraordinaria de 3.000 millones de euros adicionales al Gobierno de Ankara y otras contrapartidas, la contención de los refugiados fuera de las fronteras comunitarias y permitir la devolución --incluso colectiva-- a Turquía de todas las personas refugiadas que llegan a la Unión", han criticado.
En este sentido, han advertido de que tras este acuerdo "la imagen de una Europa de los mercaderes vuelve a emerger como escandaloso colofón a la larga serie de acciones caóticas, confusas y represivas que en los últimos meses vienen adoptándose contra los refugiados en la frontera este".
Asimismo, han señalado que el acuerdo "viola los convenios internacionales y europeos ratificados por los Estados miembros que prohíben expresamente la devolución de personas que son objeto de persecución o víctimas de guerra". "Es, por tanto, inaplicable", han advertido, al tiempo que han añadido que supondrá "un incremento mayor si cabe del inmenso saldo de sufrimiento, dolor y muerte por parte de quienes siguen arriesgando cada día sus vidas mientras buscan bienestar, seguridad y protección a las puertas de Europa".
Por esta razón, han pedido a la Unión Europea que defiendan la Convención de Ginebra y se atengan a los valores proclamados en sus constituciones. "Instamos una vez más a la UE a que ofrezca canales legales y seguros para acceder a nuestro territorio, garantizando la protección de los derechos humanos y la dignidad de estas personas que huyen del terror y la desesperación".
Por otro lado, han invitado a la comunidad cristiana y a toda la sociedad a expresar su rechazo "inequívoco" a este acuerdo, que "condena a todos esos seres humanos --mujeres y niños en su mayoría-- a ver cercenados sus anhelos de libertad".