Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entra en vigor la prohibición del cigarro electrónico en hospitales y ambulatorios catalanes

El Servei Català de la Salut (CatSalut) ha prohibido el uso, la promoción y la venta de cigarrillos electrónicos en la red de los centros, servicios y establecimientos sanitarios del sistema sanitario integral de utilización pública de Catalunya (Siscat), después de que este miércoles entrara en vigor la instrucción 08/2013.
La medida llega porque el CatSalut considera que la proliferación de estos aparatos puede comprometer el avance logrado en los últimos años en la "desnormalización del tabaco en la sociedad", y por la falta de seguridad en su consumo, ha informado la Conselleria de Salud este jueves en un comunicado.
"Ningún estudio ha demostrado la seguridad de su uso ni para las personas que los consumen ni para otras personas de su entorno", ha alegado el CatSalut, que ha agregado que no existe ninguna evidencia probada científicamente que certifique que el cigarrillo electrónico es útil para dejar de fumar.
El consumo de tabaco constituye uno de los principales problemas de salud pública y es un factor responsable de cerca de 9.000 muertes cada año en Catalunya, además de que estudios científicos han demostrado que los cigarrillos electrónicos contienen sustancias idénticas al tabaco como la nicotina y otros elementos tóxicos.
Diferentes entes de referencia del ámbito de la Salud, han aconsejado que se prohíban en centros sanitarios y han recomendado a los usuarios que no se utilicen hasta que no haya datos que demuestren que se trata de un producto seguro y un organismo competente lo certifique.
El CatSalut ha dictado esta instrucción en base a la Agencia de Salud Pública de Catalunya que en noviembre propuso medidas para que los cigarrillos electrónicos tengan las mismas restricciones que el tabaco en el acceso a los menores, en la publicidad y los patrocinios, y en los espacios públicos cerrados.
La instrucción también sigue el principio de precaución de la Ley de salud pública y los principios de promoción de la salud y prevención de la enfermedad que recoge la Ley de ordenación sanitaria de Catalunya.