Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España, Italia, Alemania y Dinamarca crean una nueva técnica que reduce el riesgo de daño cerebral en bebés prematuros

España, Italia, Alemania y Dinamarca van a desarrollar el proyecto 'Babylux', que cuenta con una nueva técnica que reduce el riesgo de daño cerebral en bebés prematuros, gracias a que detecta y monitoriza el oxígeno en el cerebro de los recién nacidos de una forma precisa y no invasiva.
La iniciativa, financiada en una parte por la Comisión Europea, durará tres años y, posteriormente, tendrá una fase experimental en los hospitales Mangiagalli de Milán (Italia) y en Rigshospitalet en Copenhague (Dinamarca).
En concreto, a través de la monitorización de las señales ópticas NIRS, el objetivo de este proyecto es reducir el riesgo de lesiones en el cerebro del 25 por ciento al 20 por ciento, lo que se traduce en una reducción del número de niños con discapacidad en más de 1.000 por año.
De esta forma, la herramienta permitirá a los neonatólogos medir el flujo de sangre al cerebro y su oxigenación e intervenir rápidamente para evitar complicaciones clínicas graves que pueden conducir a daño cerebral y daño físico permanente y discapacidades cognitivas.
Y es que, según el 'Global Action Report' de 2012 de la Organización Mundial de la Salud, se producen 15 millones de nacimientos prematuros cada año, y alrededor de 1,1 millón de bebés mueren por complicaciones de pactos prematuros. De hecho, el rango de nacimientos prematuros es del 5 por ciento al 18 por ciento en los 184 países del estudio.
En este sentido, más del 80 por ciento de los partos prematuros se producen entre las 32 y las 37 semanas de gestación y la mayoría de estos bebés pueden sobrevivir con el cuidado esencial del recién nacido. Asimismo, más del 75 por ciento de los fallecimientos de los nacimientos prematuros se pueden prevenir sin cuidados intensivos.
"Nuestro objetivo es cubrir un vacío en la terapia intensiva neonatal, en la que ahora no existen técnicas fiables para evaluar el flujo sanguíneo cerebral y la oxigenación en los recién nacidos prematuros. Con la sinergia y el trabajo conjunto de investigadores, clínicos y las pymes de 4 países europeos pretendemos dar un significativo paso adelante en esta área tan importante y mejorar el futuro de nuestros niños más pequeños", ha comentado Ceo de Loop Business Innovation, Antonio Flores, cuya empresa participa en el proyecto, convirtiendo la tecnología desarrollada por el ICFO en un producto comercializable de uso médico para las salas de cuidados intensivistas para bebés muy prematuros.
Además, en el desarrollo de 'Babylux' va a participar también el Politécnico di Milano, Fondazione Politecnico di Milano, Fundacio Institut de Ciences Fotoniques, Fraunhofer Gesellschaft Zur Foerderung Der Agewandten Forshung EV, Hemophotonics SL, PicoQuant GmbH, Capital Region y la fudnación IRCCS Ca'Granda Ospedale Maggiore Policlinico.