Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España ha perdido el 20% de sus recursos hídricos en los últimos 25 años, según Ecologistas en Acción

España ha perdido el 20 por ciento de sus recursos hídricos en los últimos 25 años, según un informe elaborado por Ecologistas en Acción, que advierte de que en el futuro se seguirá perdiendo agua, hasta un 30 por ciento.
El informe 'Consecuencias del cambio climático sobre la disponibilidad de agua en España tras la firma del Acuerdo de París' apunta a unos resultados "realmente preocupantes" por la combinación de la reducción de precipitaciones y, muy especialmente, por la subida de las temperaturas.
Además, advierte de que la disponibilidad de este recurso seguirá disminuyendo porque se está planificando un incremento de su consumo en todo el territorio, ya que los planes de cuenca contemplan un incremento del 10 por ciento.
De este modo, lamenta que los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero contempla un aumento de más de 3 grados centígrados, lo que agravará la escasez de agua, que podría reducirse al menos un 30 por ciento en las próximas décadas.
Con motivo del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía que se celebra este viernes, ha denunciado la falta de medidas reales para frenar el deterioro hídrico para evitar un "auténtico colapso hídrico de gravísimas consecuencias medioambientales, sociales y económicas".
La ONG advierte de que la situación actual pone en riesgo la agricultura y la ganadería y a las poblaciones que sufren los efectos de sequías cada vez más intensas.
Finalmente, aboga por abandonar "cualquier medida" que aumente el gasto hídrico y por reducir la superficie de regadío hasta un máximo de 3 a 3,2 millones de hectáreas y reincorporar materia orgánica a los suelos para paliar el déficit hídrico y mejorar la capacidad de los ecosistemas para frenar el avance del desierto.