Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Espectacular crecida del Ebro

La punta de la crecida del río Ebro se acerca a la ciudad de Zaragoza, donde podría alcanzar en las próximas horas un caudal de 1.700 hectómetros cúbicos por segundo, y deja atrás la Ribera Alta. Miles de hectáreas han quedado anegadas y desde donde se urgen soluciones para evitar afecciones tan importantes.
El Ebro alcanza ya 4,34 metros a su paso por la capital aragonesa y 1.521 metros cúbicos por segundo, un caudal que continúa subiendo y que podría llegar hasta los 1.700 m3/s, algo menor de lo que se esperaba en un principio tras las lluvias en el norte de la cuenca y el deshielo.
En los pueblos de la Ribera Alta el río ya ha comenzado a descender, pero queda mucho trabajo por hacer, como dejar practicables las infraestructuras agrarias, revisar los riesgos por si hubiera alguno en mal estado y sobre todo hacer balance de los daños ocasionados por esta crecida, la segunda en menos de 15 días.
El alcalde de Gallur, Antonio Liz, ha explicado que es muy difícil hacer una previsión de las pérdidas de los agricultores, pero se ha mostrado convencido de que serán muy importantes teniendo en cuenta que ha llegado una avenida cuando aún quedaba agua de la anterior. En este mismo sentido, el alcalde de Novillas, José Ayesa, ha lamentado que en algunas zonas las cosechas ya se pueden dar por perdidas, ya que el trigo, por ejemplo, estaba muy pequeño y no tiene posibilidad de aguantar.
En esta zona se han inundado más de 4.000 hectáreas, y desde los ayuntamientos de pueblos como Novillas, Gallur, Boquiñeni, Pradilla y Alcalá de Ebro, entre otros, reclaman soluciones urgentes a las administraciones competentes, sobre todo porque están sufriendo muchos daños con avenidas ordinarias.
"Actuaciones muy selectivas" en puntos donde la "caja del río está muy deteriorada" o dragar el río son algunas de las soluciones de estos municipios, que en todo momento se muestran dialogantes para llegar a acuerdos sobre cuáles son las medidas más apropiadas y mejores para el río. En Zaragoza, el caudal máximo de este año se registró el 30 de enero con 1.469,20 m3/s y 4,26 metros de altura, mientras que el récord de 2008 fue el 4 de junio, cuando el río bajaba con 1.574,9 m3/s y 4,29 metros de altura.
JNP