Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara afea a Bruselas no haber presentado aún los criterios para regular los disruptores endocrinos

El Parlamento Europeo ha criticado este miércoles que la Comisión Europea no haya publicado aún los criterios científicos necesarios para identificar y hacer frente a los disruptores endocrinos, a pesar que la normativa comunitaria le obligaba a hacerlo antes de que finalizase 2013.
En la resolución, aprobada por 593 votos a favor, 57 en contra y 19 abstenciones, la Eurocámara no sólo critican que Bruselas no haya adoptado estos criterios, sino también que haya incumplido sus obligaciones institucionales establecidas en los Tratados.
Además, el documento recuerda que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) dictaminó en diciembre de 2015 que el Ejecutivo comunitario infringió el derecho comunitario al no definir estos criterios antes de la fecha estipulada.
En este sentido, los eurodiputados han subrayado que los criterios científicos estaban listos en 2013, pero que no se publicaron a la espera de una evaluación de impacto que inició Bruselas, una medida que no exigía la legislación comunitaria y que no es apropiada para tomar una decisión científica, según resalta la Eurocámara citando la sentencia del TUE.
En cualquier caso, los eurodiputados han tomado nota del compromiso del comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, de presentar estos criterios antes del verano.
Los disruptores endocrinos son sustancias químicas que pueden alterar de forma nociva el funcionamiento del sistema endocrino. Sus efectos para la salud pueden incluso permanecer en el tiempo tras la exposición directa.
La UE adoptó en 2012 un relativo sobre comercialización y uso de biocidas con el objetivo de mejorar la libre circulación. Esta normativa enunciaba las sustancias que, en principio, no pueden aprobarse, entre las que se encuentran aquellas que, según criterios por determinar, estén dotadas de propiedades de alteración endocrina.
Así, este reglamento instaba a Bruselas a adoptar, a más tardar en diciembre de 2013, actos delegados que precisaran los criterios científicos para determinar la existencia de propiedades de alteración endocrina.