Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide a Bruselas que no autorice tres semillas de soja transgénicas resistentes al glifosato

El Parlamento Europeo ha instado a la Comisión Europea a no autorizar el uso de tres semillas de soja transgénicas resistentes al glifosato para alimentos y piensos, después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificase a este herbicida por un producto "probablemente cancerígeno" En concreto, los eurodiputados han pedido al Ejecutivo comunitario que no otorgue el permiso en la Unión Europea a los organismos genéticamente modificados (OGM) FG72, MON7708xMON89778 y MON87705X89788.
El Parlamento Europeo ha instado a la Comisión Europea a no autorizar el uso de tres semillas de soja transgénicas resistentes al glifosato para alimentos y piensos, después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificase a este herbicida por un producto "probablemente cancerígeno"
En concreto, los eurodiputados han pedido al Ejecutivo comunitario que no otorgue el permiso en la Unión Europea a los organismos genéticamente modificados (OGM) FG72, MON7708xMON89778 y MON87705X89788.
La razón principal que ha esgrimido el Parlamento Europeo para defender esta posición es que la agencia internacional para la investigación del cáncer (IARC) de la OMS advirtió en marzo del año pasado de que el glifosato es "probablemente cancerígeno" para humanos.
Sin embargo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) lo considera "improbable" que este herbicida, utilizado en pesticidas para combatir malas hierbas, aunque propone establecer nuevas medidas de control de seguridad.
Además, el Parlamento Europeo ha calificado como un "proceso viciado" en sistema de autorizaciones de OGM, puesto que los permisos concedidos desde su entrada en vigor han sido tomadas por el Ejecutivo comunitario sin el apoyo de una mayoría cualificada de Estados miembro.