Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pedirá a España que dé prioridad a criterios medioambientales y no socioeconómicos en gestión de agua

La Comisión de Peticiones de la Eurocámara reclamará a la autoridades españolas que cambien "completamente" su modelo de gestión de los recursos hídricos en España y den "prioridad a los requisitos medioambientales frente a los socioeconómicos". Se trata de un proyecto de informe presentado este martes 21 de junio en la comisión parlamentaria y elaborado tras la visita de una delegación europarlamentaria a principios de febrero para investigar la situación de las cuencas hidrográficas del Tajo y el Ebro.
El proyecto de informe, que ha sido redactado por el jefe de la misión de la Eurcámara que visitó las cuencas españolas, el eurodiputado 'popular' Pál Csáky, contiene once recomendaciones concretas. La primera es que "debe cambiarse completamente el modelo de gestión de los recursos hídricos en España, condicionando la posible distribución de uso al cumplimiento de los requisitos medioambientales de la Directiva marco sobre el agua y de los planes hidrológicos de cuenca" y pide "dar prioridad a los requisitos medioambientales frente a los socioeconómicos".
Los eurodiputados piden que la Comisión supervise varias cuestiones en el próximo informe sobre la aplicación de la Directiva marco sobre el agua y los planes hidrológicos de cuenca, que publicará en 2017, e informe, asimismo, de los últimos avances respecto a las peticiones y denuncias abiertas por el incumplimiento de la directiva marco sobre el agua en los río Tajo y Ebro. Concretamente, pide que supervise de cerca la forma en que se aplica la legislación europea relativa a los planes hidrológicos de cuenta en España, especialmente los planes de segundo ciclo del Ebro y Tajo, que remitió el Gobierno español el pasado mes de enero, así como la situación en el Delta del Ebro y en el curso medio del Tajo.
En el documento, que se votará en julio una vez concluya el plazo de presentación de enmiendas, piden "un estudio actualizado, independiente y exhaustivo de las necesidades de las zonas protegidas en cuanto a la calidad del agua y los caudales ecológicos" en línea con requisitos medioambientales que marca la normativa europea sobre Agua, así como hábitats y aves silvestres para garantizar que hay "datos para la revisión del próximo ciclo de los planes". "Y ayudará a establecer los caudales ecológicos necesarios en el Delta del Ebro y en el curso medio del Tajo", esgrimen los eurodiputados, que piden que se subvencione el informe con "fondos europeos".
REVISAR EL CAUDAL ECOLÓGICO DEL TAJO
En el caso del plan hidrológico de la cuenca del Tajo, los eurodiputados piden que las autoridades españolas "revisen" los caudales ecológicos propuestos para el río del segundo ciclo, a fin de "lograr los objetivos medioambientales establecidos" en el plan.
"El caudal ecológico debe ser suficiente para lograr el objetivo de garantizar el buen estado del río y permitir un grado de dilución suficiente de las aguas residuales depuradas" y también "para lograr una conservación favorable del estado de los hábitats naturales y especies de los lugares de la Red Natura 2000 que dependen del estado del agua", según reza el proyecto de informe.
También instan a las autoridades españolas a integrar los recursos hídricos disponibles en el marco del plan hidrológico de cuenca actual "incluidos los recursos no convencionales, en especial el agua de las desalinizadoras financiadas con fondos europeos" a fin de mejorar el suministro de agua a nivel de la cuenca. Además, piden que "el agua dulce adicional que aportan estas desalinizadoras debe destinarse a las cuencas orientales" como la del río Segura y "no vincularse de forma alguna al Tajo".
Respecto a la cuenca del Segura, los eurodiputados ven necesario "mejorar la gobernanza del agua" en línea con las disposiciones del plan hidrológico de la cuenca del segundo ciclo, mejorar los conocimientos y la gestión del uso actual del agua subterránea y superficial, así como "ajustar las superficies de regadío a los recursos disponibles, "cumplir las obligaciones ecológicas" y "elaborar inventarios públicos de las tierras de regadío, las fuentes de agua y los derechos de agua".
Por lo que se refiere a la adecuación de los instrumentos para recuperar los costes actuales y su coherencia con los objetivos de la Directiva sobre agua y de los planes, piden que las autoridades españolas "evalúen" dicha adecuación y se doten de "un sistema adecuado para determinar el precio del agua", algo que "facilitará más adelante la protección eficaz del medio ambiente".
En el proyecto de informe, los eurodiputados también piden "un diálogo constructivo" entre las autoridades española, las regiones, ONG y sociedad civil para preparar los planes hidrológicos de cuenca del tercer ciclo, atendiendo a "las alegaciones" que surjan en el proceso y garantizar "coherencia" entre las evaluaciones de impacto medioambiental en las diferentes partes en el río y la evaluación estratégica de los planes hidrológicos de cuenca para cada río.