Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara aprueba excluir los vuelos intercontinentales de la tasa a las emisiones de los aviones

El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado este jueves -por 458 votos a favor, 120 en contra y 24 abstenciones- que la tasa de la UE a las emisiones de CO2 de los aviones se aplique sólo a los vuelos intracomunitarios, mientras que los que tienen como destino u origen países de fuera de la UE estarán excluidos hasta 2017.
El objetivo de esta exención, que ya ha sido pactada entre los negociadores de la Eurocámara y la presidencia griega de la UE, es facilitar que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) apruebe un marco internacional para reducir las emisiones de los aviones.
"El sistema de comercio de emisiones volverá a aplicarse después de 2016. El Parlamento no podía aceptar la petición del Consejo de 'detener el reloj' hasta 2020. La próxima asamblea de la OACI se celebrará en 2016 y, si no se consigue un acuerdo global, nadie podría justificar que mantuviéramos la excepción durante otros cuatro años", ha dicho el ponente parlamentario, el democristiano alemán Peter Liese.
Los eurodiputados también han logrado introducir disposiciones que obligan a los Estados miembros a informar de cómo invierten las ganancias que obtienen por la subasta de los derechos de emisión. Dichas ganancias deben ser utilizadas para hacer frente al cambio climático y financiar la investigación para sistemas de transporte de bajo nivel de emisiones, en particular en el ámbito de la aeronáutica. Según los eurodiputados, esta transparencia es clave para cumplir los compromisos internacionales de la UE.
La Organización de Aviación Civil Internacional acordó en 2013 adoptar un compromiso de reducción de las emisiones de CO2 procedentes del sector de la aviación en 2016, para su puesta en marcha en 2020. La legislación aprobada este jueves tiene por objetivo reducir las emisiones procedentes de este sector hasta que el acuerdo global entre en vigor.
La UE se ha visto obligada a esta modificación por las protestas de países como Estados Unidos, China o India, que se negaban a pagar la tasa por las emisiones de CO2 de los aviones.