Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Euskadi elabora una guía contra la mutilación genital femenina con "acciones efectivas" para prevenirla

En la Comunidad Autónoma Vasca residen 11.000 personas de países en los que se practica y el colectivo de riesgo es de un millar de niñas
El Departamento de Salud y Emakunde han elaborado una guía de actuaciones para la prevención y detección de la Mutilación Genital Femenina en el Sistema sanitario de Euskadi, que pretende, según el consejero de Salud, Jon Darpón, propiciar "acciones efectivas de atención a mujeres y niñas sometidas a esta práctica y muy especialmente prevenir que niñas residentes en Euskadi sean víctimas" de la ablación femenina.
El protocolo ha sido presentado por el consejero de Salud y la directora de Emakunde, Izaskun Landaida, así como por el subdirector de Aseguramiento y Contratación Sanitaria del departamento de Salud, José Luis Quintas, y la responsable del área de eliminación de la violencia contra las mujeres de Emakunde, Socorro Álvarez.
Según han indicado, en la Comunidad Autónoma Vasca, las personas provenientes de países en los que se practica la mutilación genital femenina son alrededor de 11.000 y el colectivo de riesgo de niñas de entre 0 y 14 años procedentes de estos países es de alrededor de 1.000 menores. En concreto, los cuatro municipios vascos con mayor censos de personas inmigrantes procedentes de países que practican la mutilación son Vitoria, Bilbao, Barakaldo y Durango.
El texto, titulado 'Guía de actuaciones recomendadas ante la Mutilación Genital Femenina en el sistema sanitario de Euskadi', tiene, según Darpón, un doble objetivo: difundir el conocimiento que se tiene sobre la mutilación genital femenina y recomendar pautas de actuación a los profesionales sanitarios y sociales que en Euskadi trabajan con las comunidades de inmigrantes provenientes de países que tienen más tradición en esta práctica.
La publicación de la guía, fruto de la colaboración entre el departamento de Salud, Osakidetza y Emakunde, pretende dar respuesta a la necesidad de reconocer y saber cómo actuar ante las situaciones que han surgido en el ámbito sanitario tras la llegada a Euskadi de mujeres que proceden de países donde se suelen realizar esas prácticas.
Según el consejero, la guía pretende "poner a disposición de los profesionales del sistema de Salud, de los servicios sociales, del sistema educativo, etcétera, una nueva herramienta para reconocer y saber cómo actuar ante estas situaciones".
La guía señala que cualquier intervención en la materia debe partir de la consideración de la mutilación genital femenina como una expresión de violencia contra las mujeres, por lo que se debe hacer hincapié en el empoderamiento de las mujeres como estrategia para la prevención, evitando dar una visión del problema sólo desde el punto de vista sanitario.
HUIR DE LA ESTIGMATIZACIÓN
Al mismo tiempo, indica que cualquier intervención debe huir de la estigmatización de pueblos, comunidades y familias y, por el contrario, debe fomentar el conocimiento y la sensibilidad para comprender este tipo de prácticas en el contexto en el que se producen con el fin de evitar la revictimización de quienes las sufren.
El documento consta de dos partes interdependientes: una socio-antropológica, ética y jurídica, que ilustra las motivaciones psicológicas, económicas, sociales y culturales del fenómeno y su dimensión en Euskadi, la fundamentación ética contra esta práctica y los instrumentos legales disponibles para combatirla; y la segunda, que ofrece directrices para poder abordar adecuadamente la atención y prevención de la mutilación genital femenina en el ejercicio de la atención sanitaria.
El consejero ha indicado que tras la presentación pública se realizará la difusión del trabajo entre los profesionales "más directamente implicados", con "formación específica y necesaria para la adquisición de conocimientos y habilidades que permitan una eficaz acción preventiva".
Darpón ha afirmado que la "situación en Euskadi no es comparable a la de otras zonas del mundo", pero no se puede dejar de abordar la atención y "sobre todo la prevención de los casos que pudieran afectar a niñas procedentes de otras latitudes pero que actualmente son ciudadanas vascas".
"COMPROMISO PREVENTIVO"
El consejero se ha mostrado convencido de que la guía "va a ayudar a responder adecuadamente a los propósitos de actuaciones preventivas en función de factores de riesgo".
En este sentido, ha aludido a un "compromiso preventivo", un documento diseñado para que "los responsables de la menor se puedan comprometer por escrito a evitar su mutilación genital antes de viajar al país de origen, así como acudir de nuevo, al regreso, al centro de atención primaria".
Quintas ha indicado que el documento está diseñado para ser utilizado por los profesionales de Osakidetza y "dice literalmente que padre y madre de la niña que viajará a su país de origen se comprometen a que esta no sea mutilada y a que a la vuelta vuelva a pasar por el centro de salud, dado que los profesionales son los que pueden detectar directamente la existencia o no de una mutilación".
Según ha dicho, "la mayor parte de los padres y madres, sobre todo los que llevan viviendo en Euskadi o en otros territorios de Europa cierto tiempo, no desean que sus niñas sean mutiladas, pero el peso de la tradición, el peso de las abuelas es muy, muy potente".
No obstante, ha afirmado que "parece que se ha comprobado que llegar con un documento, con sello, firma y compromiso de los padres y con el logotipo del Gobierno", les ayuda a contener un poco la presión social y cultural que ejercen, con toda la mejor intención del mundo, pero equivocadamente sus familiares en los países de origen".
"PRÁCTICA DAÑINA"
Por su parte, Landaida ha asegurado que la mutilación genital femenina es una "práctica dañina, reconocida como una grave violación de los derechos humanos de mujeres y niñas y es una manifestación extrema de la violencia contra las mujeres" y que la guía supone una "herramienta importante para la prevención".
A su juicio, la guía es un "instrumento que va a permitir cumplir con el objetivo de prevenir la mutilación genital femenina en las niñas que viven en nuestro entorno".
La presentación de la guía se ha realizado en el contexto de una jornada de formación para la prevención de la mutilación genital femenina, organizada por Emakunde y dirigida a profesionales de la Sanidad y la Educación.