Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos defienden el papel de los médicos de AP en la detección de la hepatitis C y su derivación al especialista

Expertos reunidos en el 'Encuentro con el experto: "Atención primaria ante el reto de la Hepatitis C', organizado con la colaboración de Gilead en el marco del XXXIV Congreso de la Sociedad Española de Medicina de familia y Comunitaria (semFYC) han destacado el abordaje de la hepatitis C en los últimos años, y el "importante" papel de los médicos de Atención Primaria, claves tanto en la identificación y detección de la enfermedad, como en su posterior derivación al especialista en los hospitales.
"Más de la mitad de los pacientes infectados por el virus de la hepatitis C, no están diagnosticados. El papel de los médicos de familia es imprescindible para diagnosticar estos casos ocultos de infección por el virus de la hepatitis C. Los médicos de familia deben identificar y ofrecer la realización de una prueba serológica de detección del VHC a los pacientes de alto riesgo para la infección. Además, en todo paciente diagnosticado de infección crónica por el VHC, debe valorarse, el grado de lesión hepática y la posibilidad de tratamiento farmacológico antivírico", ha explicado el doctor en medicina familiar y comunitaria y Médico en el Centro de Salud en San Andrés de Madrid, José María Molero García.
EXIGENCIAS ASISTENCIALES Y FORMATIVAS PARA EL MÉDICO DE AP
Además, se han revisado las exigencias asistenciales y formativas que para el médico de familia supone la atención a los pacientes infectados por la enfermedad, al tiempo que se ha destacado el importante papel de los profesionales de atención primaria en el diagnóstico precoz de la infección.
Y es que, como en otras patologías crónicas, la atención a estos pacientes supone el manejo clínico compartido y coordinado entre los diferentes ámbitos asistenciales. En el encuentro se han abordado los criterios de derivación entre atención primaria y hospitalaria de los pacientes diagnosticados de hepatitis C y de seguimiento compartido de los pacientes con la infección crónica.
Los médicos de familia son los responsables de realizar el diagnóstico de la infección y juegan un papel fundamental en el diagnóstico precoz de la infección en aquellos grupos de alto riesgo de infección. Por este motivo se han revisado durante el encuentro las características de estos grupos.
Además se ha instado al médico de familia a estar atento sobre signos o síntomas clínicos que puedan indicar la presencia de la infección por hepatitis C, aguda o crónica, en pacientes que no pertenecen a grupos de riesgo. Un ejemplo de ello son las manifestaciones extra-hepáticas de la hepatitis C, como determinadas enfermedades reumáticas, renales o inmunologías o la mayor presencia de patologías como la diabetes.