Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos del CIBERobn demuestra la relación entre las variantes del gen reloj y la incidencia de la diabetes tipo 2

Un grupo de científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, ha demostrado por primera vez la relación entre las diferentes variantes de uno de los principales genes reloj (CLOCK-rs4580704) y la incidencia de la diabetes tipo 2.
Este estudio, liderado por la doctora Dolores Corella, confirma los resultados obtenidos previamente en ratones, en los cuales se asociaban los cambios en la expresión de este gen a un mayor riesgo de diabetes. No obstante, es la primera vez que se demuestra la asociación de variaciones en dicho gen con la incidencia de la diabetes en personas.
En concreto, en el estudio, publicado en la revista 'Cardiovascular Diabetology' y que se ha realizado en colaboración con el profesor del Human Nutrition Research Center on Aging (HNRCA) de Boston (Estados Unidos), José Maria Ordovás, los investigadores se han centrado en el polimorfismo del CLOCK-rs4580704.
Para ello, se ha realizado un seguimiento durante 4,8 anos a un total de 7.098 participantes. De ellos, para el gen CLOCK-rs4580704 se daban los siguientes genotipos CC (37,6% de los sujetos), CG (48,1%) y GG (14,3%). De esta forma, se observó una asociación estadísticamente significativa entre las variantes del gen y las antropométricas como, por ejemplo, el peso, el índice de masa corporal o la circunferencia de la cintura, presentando los sujetos homocigóticos GG valores más bajos.
Al mismo tiempo, también se observó una concentración más baja de glucosa plasmática en ayunas en los portadores del alelo menor G. Así, la hipótesis de partida es que las personas portadoras de la variante G tienen mas capacidad de adaptarse a los distintos horarios, teniendo menos repercusiones negativas en el riesgo de obesidad, alteraciones de glucemia, incidencia de diabetes o incluso de ictus, que las personas con el genotipo CC, que serian mas vulnerables a los cambios de ritmo circadiano (trabajos nocturnos, horas de comidas y cenas, horarios de práctica de ejercicio o tiempo de sueño).
RELACIÓN ENTRE LA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR
Por otra parte, los científicos han comprobado que los portadores de la variante G tenían un menor riesgo de diabetes tipo 2 que los homocigóticos CC, presentando los primeros una ratio de riesgo de desarrollar la enfermedad un 32 por ciento menor. Asimismo, al analizar el efecto de esta relación con la intervención dietética, han descubierto que el efecto protector de la variante G contra la incidencia de la diabetes tipo 2 se hacía más fuerte, siendo la ratio de riesgo de los portadores del alelo G que seguían una dieta mediterránea un 42 por ciento menor que la de las personas no portadoras de dicho alelo.
Del mismo modo, el estudio ha mostrado también la relación entre los polimorfismos de este gen y el riesgo de enfermedad cardiovascular, comprobando que las variaciones en el gen reloj se asocian con la incidencia de enfermedad cardiovascular, especialmente con la de ictus en las personas diabéticas.
En concordancia con el efecto sobre la incidencia de diabetes, el genotipo GG de este gen tiene también un efecto protector (52%) contra la incidencia de la enfermedad cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2. En el caso de la incidencia del ictus, se determinó que las personas diabéticas tipo 2 portadoras del alelo menor G presentaban un riesgo de sufrir ictus un 39 por ciento menor.