Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos denuncia que España no aprovecha la tecnología sanitaria obsoleta para otros centros donde sí pueda servir

La Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC) ha denunciado que actualmente en España hay tecnología sanitaria con más de ocho años de vida que, al considerarse obsoleta, se está dando de baja en lugar de aprovecharse para otros centros o servicios donde sí puede servir.
En un comunicado, esta sociedad científica lamenta que en España se está llevando a cabo una gestión inadecuada de la adquisición y mantenimiento de la tecnología sanitaria ante el escenario económico actual, principalmente porque "no se presta especial o ninguna atención a este asunto".
"Infinidad de equipos y sistemas electromédicos que pueden darse de baja en un servicio específico de un hospital pueden servir para otro departamento, para otro centro nacional o, incluso, para uno internacional, optimizando el uso de los propios recursos", según recomiendan.
Ante esta situación, la SEEIC cree necesario que las administraciones dediquen esfuerzos para poner en marcha y optimizar estos procesos de trazabilidad de la obsolescencia tecnológica sanitaria y que "se sensibilicen con su aprovechamiento en vez de desecharla directamente como ocurre en muchos centros", ha defendido su presidente, Jesús Lucinio Manzanares.
Por ejemplo, si un monitor multiparamétrico, utilizado para la supervisión de más de una variable fisiológica que determina el estado de un paciente y que alerta al profesional cuando los valores de los signos vitales se desvían, ubicado en una zona de pacientes críticos, presenta una avería no reparable de uno de sus parámetros, puede convertirse en inservible para esa zona.
Sin embargo, sí podría valer para una consulta externa en donde no sea necesario ese parámetro irreparable. "Hemos contado con equipos que, por el ritmo de trabajo, no han encajado en Urgencias y, sin embargo, esos equipos sí que han funcionado bien en una zona de partos, por mencionar alguno", indican desde la SEEIC.
ALTERNATIVAS A LA REPARACIÓN DE LOS EQUIPOS
Actualmente en España, la tecnología sanitaria puede pasar a ser baja técnica simplemente por no disponer de material original para su reparación, ya que repararlo con piezas alternativas supondría la pérdida del marcado CE del mismo y eso podría comprometer al profesional en caso de litigio por un accidente adverso.
Sin embargo, en países del Tercer Mundo ese mismo equipo podría repararse con piezas alternativas y realizar su función de forma adecuada. Y es que, como recuerda la SEEIC, al igual que una tecnología sanitaria inservible para un determinado servicio del hospital puede utilizarse en otro, también puede ocurrir entre hospitales grandes y hospitales comarcales o áreas sanitarias.
De hecho, destaca que algunas ONGs trabajan en este sentido con métodos propios para recoger los equipos y trasladarlos a estos países, no habiendo una adecuada trazabilidad, capital para un correcto aprovechamiento.