Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos denuncian que la antigüedad de la tecnología sanitaria del SNS pone en riesgo la seguridad del paciente

La Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC) denuncia que la obsolescencia de la tecnología sanitaria de muchos centros del Sistema Nacional de Salud (SNS) está alcanzando "niveles alarmantes" y puede afectar al diagnóstico, calidad asistencial y seguridad de los pacientes.
El presidente de esta entidad, Jesús Lucinio Manzanares, defiende la necesidad de renovar los equipos para mejorar el diagnóstico precoz y evitar el exceso de radiación en los pacientes y profesionales que trabajan en este sector.
Esta sociedad científica recuerda que hace unas semanas la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) alertaba en un informe del déficit y la antigüedad de equipos en terapia radiológica al recordad que más de un tercio de este tipo de tecnologías tienen más de diez años. Además, la obsolescencia irá en aumento y afectará a 7 de cada 10 equipos en 2020.
La obsolescencia de ésta y otras tecnologías es "de extrema importancia" ya que, según explica Manzanares, "ocasiona más toxicidad en los pacientes".
Algo en lo que, sin embargo, no coincide el presidente de SEOR, Pedro Lara, que durante la presentación del informe defendía que estos equipos son "seguros" pero su obsolescencia hace que no ofrezcan "todas las características técnicas que podría aportar esta tecnología hoy en día".
En este sentido, la SEEIC entiende que la renovación del equipo tecnológico hospitalario permitiría reducir el número de pruebas diagnósticas y aumentar la fiabilidad de los resultados. Y defiende que dicha renovación debe "ir de la mano de una adecuada formación de profesionales especialistas".
"La integración de los profesionales de Electromedicina en los cuadros de puestos de trabajo de los centros sanitarios públicos y privados como Técnicos Especialistas o Superiores, Ingenieros Clínicos o Biomédicos representa una necesidad, además de una apuesta de futuro por la calidad de la asistencia sanitaria que se presta al paciente en nuestro país", afirma Manzanares.